EL OSO Y LAS ABEJAS

| |

Un oso deambulando por el bosque en busca de bayas cuando observó que en un árbol caído había un enjambre de abejas donde habían almacenado su miel. El oso comenzó a hurgar alrededor del tronco con mucho cuidado para averiguar si las abejas estaban en casa. En ese momento, una  llegó a casa del campo de tréboles con una carga de dulce miel. Adivinando qué buscaba el oso, la abeja voló hacia él, le picó bruscamente y luego desapareció en el tronco hueco.

El oso perdió los estribos en un instante y saltó sobre el tronco para destruir el nido. Pero esto solo sacó a la luz todo el enjambre. El pobre oso tuvo que salir corriendo, y solo pudo salvarse zambulléndose en un charco de agua.

Es más sabio soportar una sola herida en silencio que provocar a mil volando en cólera.

—————————————————————————————————-
————————————————————————————
Facebooktwitterpinterest
Anterior

El conejo, la comadreja y el gato

¿Quieres ser un líder empresarial? Esto es para ti…

Siguiente

Deja un comentario