El león moribundo

| |

 

Un león, desgastado con los años e impotente ante su  enfermedad, yace en la tierra a punto de muerte.

Un jabalí se precipitó sobre él, y vengó con un golpe de sus colmillos una herida mucho tiempo atrás recibida.

Poco después el toro con sus cuernos lo corneó como a un enemigo.

Cuando el asno vio que la bestia enorme podría ser atacada impunemente, él lo pateó en su frente con sus talones.

El León, que expiraba dijo:

-He tolerado de mala gana los insultos de los valientes, pero ser obligado a  soportar tal tratamiento de ti, que eres una desgracia de la Naturaleza, es en efecto sufrir una doble muerte.-

 

Nada molesta más a los poderosos que ser humillados por los débiles.

 

Facebooktwitterpinterest
    Previous

    Las liebres y los leones

    El ratón y el toro

    Next

    Deja un comentario