Empatía el lenguaje de nuestro corazón

| |

¿Qué es la Empatía?

La empatía podría definirse como el lenguaje del corazón, dicho de otra manera, la capacidad de comprender las emociones de los demás. Un hecho común, que creo que a todas nos ha  sucedido al menos una vez, es sentir una emoción frente a un tono de voz o una mirada; sin poder entender la razón, o incluso el deseo de ayudar a una persona a sintonizar con sus emociones. , sin conocerle o conocerle muy poco.

Estas son las formas en que se manifiesta la empatía. La capacidad empática  permite una disponibilidad interna que se presta para escuchar al otro, y captar las señales emocionales.

Mientras que la «simpatía» es un proceso mental que le permite a uno entender lo que la otra persona piensa, a pesar de tener actitudes hostiles, la empatía es más profunda.

Poder comprender el lenguaje emocional de los demás se deriva de dos actitudes básicas: autocontrol y autoconciencia. En realidad, si no tienes la capacidad de comprender y manifestar nuestras emociones, es casi imposible captar los sentimientos y las emociones de los demás.

A veces, es muy difícil expresar verbalmente lo que uno siente y, en este caso, el lenguaje corporal nos ayuda: la expresión con los ojos, los gestos, la postura, el tono de la voz,  etc.

 

Según una clasificación común, hay cuatro tipos de empatía:

 

1) Empatía emocional, que se basa en la emoción personal, en el sentido de compasión y afecto hacia los demás en situaciones de conflicto y/o negativas.

2) Empatía imaginativa, en la que nos identificamos con conocidas personalidades de la literatura, el cine o la historia que conocemos.

3) Empatía realista, en la que uno logra colocarse en el lugar de los demás sin involucrarse en las emociones, observando la realidad sin identificarse con una respuesta dada por la dimensión afectiva.

4) Empatía reactiva, es aquella en la que no se reciben las experiencias negativas de los demás, y que muestra un estado de irritación, ansiedad o malestar general.

Algunos estudios  han demostrado que la negligencia emocional hacia los niños crea una empatía inapropiada y, cuando hay abuso emocional (reproches inadecuados, humillaciones, amenazas, etc.), existe una dependencia emocional de los demás y una hipersensibilidad que puede ser destructiva.

En realidad, en la base del «sentimiento» para desarrollar empatía sana debe haber una actitud abierta con la voluntad de escuchar sin interrumpir al otro repentinamente, la eliminación de las ideas preconcebidas, la sinceridad y la autenticidad .

 

PlazaToy

 

Por favor si te ha gustado esta información, ayúdanos a que llegue a la mayor cantidad de personas. Sólo con hacer “click” en los botones de abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡ Gracias por tu ayuda !

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Materiales y adaptaciones para dificultades de procesamiento sensorial

El aburrimiento de los niños

Siguiente

Deja un comentario