El aburrimiento de los niños

| |

El aburrimiento es una emoción que a veces los niños no saben gestionar

El aburrimiento es una emoción que los niños en muchas ocasiones no saben cómo manejar. Y que también  nos encuentra a los padres poco  preparados para manejar estas situaciones. En particular, tener que manejar el aburrimiento de los niños es una tarea que ha de  involucrar a los padres. A veces nos parece extraño que los niños expresen aburrimiento en un entorno y contexto lleno de juguetes de todas las formas y tipos.

 

El núcleo radica entonces en la dificultad de jugar solo, experimentar con nuevos juegos y no estructurado por otros.

 

Ante las manifestaciones de aburrimiento («no sé qué hacer, me aburro»), tendemos a resolver, si no a evitar, esta solicitud de ayuda, y llenar el tiempo de sus hijos con toda una gama de actividades (cursos por la tarde, fines de semana dedicados a actividades ), y delegar en otros para satisfacer esta necesidad, en la creencia de que mantener a sus hijos entretenidos y comprometidos es saludable.

La gestión del aburrimiento se ha convertido en un negocio: proliferan programas de actividades de todo tipo en todos los lugares y espacios.

Es importante y saludable para los niños experimentar el aburrimiento y manejarlo. Los niños desde una edad temprana deben aprender a llenar los vacíos del espacio y el tiempo. Sólo de esta manera pueden aprender a desarrollar habilidades, creativas. Para experimentar con límites y frustraciones, útiles para el camino del crecimiento.

Saber cómo sobrellevar y manejar el aburrimiento es una habilidad que ayuda al desarrollo de otras habilidades emocionales, como la confianza en sí mismo, la autoestima, la frustración y el manejo de la ira, el desarrollo de habilidades creativas y la resolución de problemas.

Winnicott (psicoanalista infantil) hizo hincapié en la importancia de desarrollar la capacidad de estar solo en el niño, acuñando el concepto de «quedarse en barbecho». El barbecho es una tierra bien arada y fértil, pero que no se siembra durante un año entero.

No temas que tus hijos se aburran, dales la oportunidad de idear las estrategias más amplias y diversas para tratar con ellos mismos. Solo de esta manera aprenderán tanto a manejar el aburrimiento como a aprovechar su propio potencial para enfrentarse  a  posibles momentos de estancamiento de una manera constructiva.

Plazatoy

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Empatía el lenguaje de nuestro corazón

Cómo alentar el juego de imaginación en niños con discapacidad

Siguiente

Deja un comentario