Las moscas y la miel

| |


Un tarro de miel se tumbó y la dulzura pegajosa fluyó sobre la mesa. El dulce olor de la miel pronto atrajo a un gran número de moscas que zumbando alrededor quería comer. No esperaron una invitación. De hecho; se acomodaron, pies y todo, para atiborrarse. Las moscas se untaron rápidamente de pies a cabeza con miel. Sus alas se pegaron juntas. No podían salir  pies de la masa pegajosa. Y así murieron, dando sus vidas por el sabor de la dulzura.

No seas codicioso por un pequeño placer pasajero. Puede destruirte.


Fábulas para niños…

El zorro y el erizo
EL OSO Y LAS ABEJAS
Facebooktwitterpinterest
Anterior

Trabajando con su intuición

Liderazgo y Planificación

Siguiente

Deja un comentario