El sátiro y el hombre que se hicieron amigos

| |

Hace mucho tiempo, un hombre conoció a un sátiro en el bosque y logró hacerse amigo de él. Los dos  se convirtieron en los mejores camaradas, viviendo juntos en la cabaña del hombre. Pero una fría noche de invierno, mientras caminaban hacia su casa, el Sátiro vio al Hombre soplarse los dedos.

“¿Por qué haces eso?” Preguntó el sátiro.

«Para calentarme las manos», respondió el hombre.

Cuando llegaron a casa, el hombre preparó dos tazones de gachas. Los colocó humeantes sobre la mesa, y los camaradas se sentaron  alegremente para disfrutar de la comida. Pero para sorpresa del sátiro, el hombre comenzó a soplar en su plato de gachas.

«¿Por qué haces eso?», Preguntó.

«Para enfriar mi papilla», respondió el hombre.

El sátiro se puso rápidamente de pie y se dirigió hacia la puerta.

«Adiós», dijo, «ya he visto suficiente. ¡Un tipo que sopla calor y frío al mismo tiempo no puede ser amigo mío!

Tampoco se puede confiar en el hombre que habla mucho.


Más Fábulas…

Bóreas y el sol
Facebooktwitterpinterest
Anterior

EL ZORRO Y EL CUERVO

Beneficios de los espárragos e información nutricional

Siguiente

Deja un comentario