Las liebres y las ranas

| |

 

 

Se reunieron un día las liebres y se lamentaban entre sí de llevar una vida tan precaria y temerosa, pues, en efecto, ¿No eran víctimas de los hombres, de los perros, de las águilas, y otros muchos animales? ¡Más valía morir de una vez que vivir en el terror!

 

Tomada esta resolución, se lanzaron todas al mismo tiempo a un estanque para morir en él ahogadas.

 

Pero las ranas, que estaban sentadas alrededor del estanque, en cuanto oyeron el ruido de su carrera, saltaron asustadas al agua. Entonces una de las liebres, la que parecía más inteligente que las demás, dijo:

 

— ¡Alto compañeras! ¡No hay que apurarse tanto, pues ya veis que aún hay otros más miedosos que nosotras!

 

El consuelo de los desgraciados es encontrar y ver a otros en peores condiciones.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El tordo

La langosta de mar y su madre

Siguiente

Deja un comentario