La pulga y el buey

| |

 

Una pulga preguntaba a un buey:

 

–¿Qué sucede contigo, que siendo tan enorme y fuerte, te rindes a los maltratos de los hombres y eres su esclavo día a día, mientras yo, siendo una criatura tan pequeña, despiadadamente me alimento de su carne y bebo su sangre en cualquier momento?—

 

El buey contestó:

 

–No deseo ser desagradecido, ya que yo soy amado y bien cuidado con cariño por los hombres, ellos a menudo me acarician frotando mi cabeza y hombros.—

 

–¡Qué malo sería eso para mí!– dijo la pulga; –esa caricia que te gusta, si me la dieran a mí, traería mi destrucción inevitable.—

 

Lo que puede ser bueno para unos, puede ser malo para otros.

 

Lo que puede ser bueno para unos, puede ser malo para otros.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El zapatero convertido en doctor

Los árboles escogidos

Siguiente

Deja un comentario