El lobo y el cordero en el templo

| |

 

 

Dándose cuenta de que era perseguido por un lobo, un pequeño corderito decidió refugiarse en un templo cercano.

 

Lo llamó el lobo y le dijo que si el sacrificador lo encontraba allí dentro, lo inmolaría a su dios.

 

¡Mejor así! — replicó el cordero — prefiero ser víctima para un dios a tener que perecer en tus colmillos.

 

Si sin remedio vamos a ser sacrificados, más nos vale que sea con el mayor honor.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El león, Prometeo y el elefante

El lobo herido y la oveja

Siguiente

Deja un comentario