Desarrollo Adolescente

La adolescencia es una época de muchas transiciones tanto para los adolescentes como para sus familias. Para asegurar que los adolescentes y adultos naveguen estas transiciones con éxito, es importante que ambos comprendan lo que le está sucediendo física, cognitiva y socialmente. cómo estas transiciones afectan a los adolescentes; lo que los adultos pueden hacer; y qué recursos de apoyo están disponibles. Cuando lea la siguiente información, tenga en cuenta que, si bien todos los adolescentes se desarrollan, no todos siguen la misma línea de tiempo.

 

Desarrollo cognitivo:

¿Qué es?

La mayoría de los adultos reconocen que los adolescentes tienen mejores habilidades de pensamiento que los niños más jóvenes. Estos avances en el pensamiento se pueden dividir en varias áreas:

Desarrollando habilidades avanzadas de razonamiento. Las habilidades de razonamiento avanzadas son entre otras la capacidad de pensar en múltiples opciones y posibilidades. Incluye un proceso de pensamiento más lógico y la capacidad de pensar las cosas hipotéticamente. Implica hacer y responder a la pregunta, “¿qué pasa si …?”.
Desarrollar habilidades de pensamiento abstracto. El pensamiento abstracto significa pensar en cosas que no se pueden ver, oír ni tocar. Los ejemplos pueden ser cosas como la fe, la confianza, las creencias y la espiritualidad.
Desarrollar la capacidad de pensar sobre el pensamiento en un proceso conocido como “metacognición”. La metacognición permite a las personas pensar cómo se sienten y qué piensan. Implica poder pensar cómo los demás perciben a uno mismo. También se puede utilizar para desarrollar estrategias, conocidas como dispositivos mnemónicos, para mejorar el aprendizaje.

¿Cómo afectan estos cambios a los adolescentes?
  • Los adolescentes demuestran un mayor nivel de auto-conciencia. Los jóvenes adolescentes tienden a creer que todos están tan preocupados por sus pensamientos y comportamientos como lo están ellos. Esto les lleva a creer que tienen una “audiencia imaginaria” de personas que siempre los están mirando.
  • Tienden a creer que nadie más ha experimentado sentimientos y emociones similares. Pueden volverse demasiado dramáticos al describir cosas que les molestan. Pueden decir cosas como “Nunca lo entenderás” o “¡Mi vida está arruinada!”
  • Pueden exhibir el síndrome de “no me puede pasar a mí”, también conocido como “fábula personal”. Esta creencia hace que los adolescentes asuman riesgos innecesarios como beber y conducir (“No chocaré este coche”), tener relaciones sexuales sin protección (no puedo quedar embarazada) o fumar (no puedo tener cáncer “).
  • Llegan a estar muy orientados hacia la causa. Su activismo está relacionado con la capacidad de pensar sobre conceptos abstractos. Después de leer sobre la crueldad hacia los animales, un adolescente puede volverse vegetariano,  o puede participar activamente en las campañas.
  • Los adolescentes tienden a exhibir una orientación de “justicia”. Se apresuran a señalar inconsistencias entre las palabras de los adultos y sus acciones. Tienen dificultades para ver tonos de gris. Ellos ven poco espacio para el error.

Padres de hijos adolescentes: ¿Qué puedes hacer?

No lo tomes personalmente cuando los adolescentes desaprueban tu experiencia. Trate de empatizar y escuchar sus preocupaciones. Solicite la ayuda de un hermano o amigo un poco mayor para que le den buenos consejos  si fuese necesario.
Haga que los hijos  adolescentes participen en la discusión de sus reglas de comportamiento y consecuencias. Deben desempeñar un papel más activo en la determinación de cómo deben comportarse. Sus avanzadas habilidades de razonamiento les facilitan la generación de consecuencias realistas por sus acciones. ¡Escuchen sus ideas!
Proporcionarles oportunidades para que los adolescentes participen en un comportamiento de riesgo controlado. Haga que los participen en deportes extremos debidamente supervisados, como el paracaidismo o la escalada en roca. Tales actividades les permitirán  la oportunidad de desarrollar su mentalidad de “no me puede pasar a mí” en un entorno que no será totalmente peligroso si fracasan.
Ofrezca ocasiones  para que los adolescentes se involucren en el servicio comunitario. Los adolescentes quieren ser activos en cosas que tienen un significado más profundo. Sugiera que se ofrezcan como voluntarios. Hable con ellos sobre sus experiencias.
Converse con sus hijos adolescentes sobre sus puntos de vista y esté abierto a hablar sobre los suyos. Averigüe qué piensan sobre las noticias en televisión o en el periódico. Pregúntales acerca de sus creencias políticas y espirituales. Los adolescentes ya piensan en estas cosas…, así que ofrézcales un foro no amenazador para discutirlas.
Trate de construir una relación genuina con su hijo adolescente. Hazles saber cómo eras tú de adolescente. Hable con ellos de sus errores y vulnerabilidades. Intenta comprender sus sentimientos y expresa los tuyos para que puedas ser comprendido.

 

Desarrollo físico:

¿Qué es?

Durante los años de adolescencia, nuestros hijos  experimentan cambios. Estos cambios en el desarrollo físico pueden ser entre otros:

  • Ganancias rápidas en altura y peso. Durante un período de crecimiento de un año, los niños y las niñas pueden ganar un promedio de  hasta 10 cm de altura. Este “arrebato” suele ocurrir dos años antes para las niñas que para los niños. El aumento de peso se debe a un mayor desarrollo muscular en los niños y la grasa corporal en las niñas.
  • Desarrollo de características sexuales secundarias. Durante la pubertad, los niveles hormonales cambiantes desempeñan un papel en la activación del desarrollo de las características sexuales secundarias. Estos incluyen: (1) crecimiento del vello púbico; (2) menarquia (primer período menstrual para las niñas) o crecimiento del pene (para los niños); (3) cambios de voz (para niños); (4) crecimiento del vello de la axila; (5) crecimiento del vello facial (para niños); y (6)  aumento de la actividad de las glándulas sudoríparas y el comienzo del acné.
  • Desarrollo del cerebro. Investigaciones recientes sugieren que los cerebros de los adolescentes no están completamente desarrollados hasta el final de la adolescencia. Específicamente, los estudios sugieren que las conexiones entre las neuronas que afectan las capacidades emocionales, físicas y mentales están incompletas. Esto podría explicar por qué algunos adolescentes parecen ser inconsistentes en el control de sus emociones, impulsos y juicios.
¿Cómo afectan estos cambios a los adolescentes?

Los adolescentes normalmente duermen más tiempo. Las investigaciones sugieren que los jóvenes adolescentes realmente necesitan más horas de sueño para permitir que sus cuerpos realicen el trabajo interno requerido para un crecimiento tan rápido. En promedio,  necesitan alrededor de 9 1/2 horas de sueño por noche.
A esta edad  pueden ser más torpes debido a los brotes de crecimiento rápido. Si le parece que los cuerpos de sus hijos  adolescentes son todos brazos y piernas, entonces su percepción es correcta. Durante esta fase de desarrollo, no todas las partes del cuerpo crecen al mismo ritmo. Esto puede llevar a la torpeza a medida que el adolescente intenta hacer frente a las extremidades que parecen haber crecido durante la noche. También  pueden parecer desgarbados y descoordinados.
Otra característica es que pueden volverse demasiado sensibles con su peso. Esta preocupación surge debido al rápido aumento de peso asociado con la pubertad.Un porcentaje elevado de las adolescentes informan que están tratando de perder peso. Un pequeño porcentaje de niñas adolescentes (1-3%) se obsesiona tanto con su peso que desarrollan trastornos alimentarios graves, como anorexia nerviosa o bulimia. La anorexia nerviosa se refiere a la inanición; La bulimia se refiere a comer en exceso y vomitar.
Los adolescentes pueden estar preocupados porque no se están desarrollando físicamente al mismo ritmo que sus compañeros. O pueden estar más desarrollados que sus compañeros (“maduradores tempranos”) o menos desarrollados que sus compañeros (“maduradores tardíos”). Estar fuera del “nivel” del desarrollo con sus compañeros es una preocupación para ellos porque la mayoría solo quiere adaptarse. La maduración temprana afecta a los niños y niñas de manera diferente. Las investigaciones sugieren que los jóvenes  tempranamente maduros tienden a ser más populares entre sus compañeros y tienen más posiciones de liderazgo. Los adultos muchas veces asumen que los niños de maduración temprana también son cognitivamente maduros. Este supuesto puede llevar a falsas expectativas sobre la capacidad de una persona joven para asumir una mayor responsabilidad. Por su apariencia física, las niñas maduras tempranas tienen más probabilidades de experimentar la presión de involucrarse en las relaciones de noviazgo con niños mayores antes de que estén emocionalmente listas. Las niñas de maduración temprana tienden a sufrir más de depresión, trastornos de la alimentación y ansiedad.
Los adolescentes pueden sentirse incómodos por demostrar afecto al padre del sexo opuesto. A medida que se desarrollan físicamente, comienzan a repensar sus interacciones con el sexo opuesto. Una niña adolescente que solía abrazar y besar a su papá cuando regresaba a casa del trabajo ahora puede no hacerlo. Un niño que solía besar a su madre  para darle las buenas noches ahora puede saludarla mientras sube las escaleras.
Los adolescentes pueden hacer preguntas más directas sobre el sexo. En esta etapa, están tratando de averiguar sus valores sexuales. Los adolescentes en ocasiones equiparan la intimidad con el sexo. En lugar de explorar primero un apego emocional profundo,  tienden a asumir que si se involucran en el acto físico, el apego emocional seguirá…
Pueden hacer preguntas sobre cómo abstenerse sin avergonzarse o sobre cómo sabrán cuándo es el momento adecuado. También pueden tener preguntas específicas sobre los métodos de control de la natalidad y la protección contra las enfermedades de transmisión sexual.

¿Qué puedes hacer como padre o madre?

El conocimiento sobre qué cambios y comportamientos durante la adolescencia son normales puede ayudar mucho a que los adolescentes y adultos manejen la transición con éxito. También hay algunas cosas específicas que los adultos pueden hacer para dar apoyo y/o ayuda:

  • No critiques o compares a los adolescentes con otros. Los adolescentes ya son muy conscientes de cómo se ven. No necesitan que se lo digas.
  • Anime a los adolescentes a dormir lo suficiente. Date cuenta de que pueden necesitar un impulso adicional para levantarse de la cama para ir a la escuela. Trate de ser comprensivo cuando  quieren dormir hasta el mediodía del sábado.
  • Fomentar y modelar hábitos alimentarios saludables. Tenga muchos alimentos nutritivos y saludables en la casa.
  • Recuerde que los adolescentes necesitan ingerir más calorías para alimentar su crecimiento. Supervisar los hábitos alimenticios en consecuencia.
  • Incentive la actividad física. El ejercicio ayudará a los adolescentes a quemar el exceso de energía, fortalecer los músculos en desarrollo y dormir mejor por la noche. También puede ayudarlos a sentirse más cómodos en sus cuerpos cambiantes.
  • Dar respuestas honestas sobre el sexo. Los adolescentes están en busca de conocimiento sobre este tema. Si los adultos no proporcionan información precisa, ellos se ven obligados a confiar en sus compañeros u otras fuentes potencialmente inexactas. Desafortunadamente, tal información errónea es muchas veces la culpable cuando los jóvenes adolescentes toman malas decisiones.
  • Sea comprensivo de su necesidad de espacio físico. No lo tome personalmente si su hijo adolescente no es tan cariñoso como lo fue en el pasado. No le obligue  a abrazar o besar a familiares o amigos de la familia. Mantenga la comunicación, pero respete la necesidad de los adolescentes de retirarse.
  • Sea paciente con los hábitos excesivos de aseo. Los adolescentes  pasan mucho tiempo arreglándose y obsesionados con los productos para el cuidado de la piel. Este comportamiento simplemente refleja los intentos  por mantener cierto sentido de control sobre sus cuerpos que cambian rápidamente.

 

 

Desarrollo psicosocial

¿Qué es?

Hay cinco problemas psicosociales reconocidos a  los que los adolescentes se enfrentan durante sus años de adolescencia. Éstos son:

Identidad. Esto ha sido llamado una de las tareas más importantes de los adolescentes. La pregunta de “quién soy ” no es una que los adolescentes piensen a un nivel consciente. En cambio, a lo largo de los años de la adolescencia,  comienzan a integrar las opiniones de otras personas influyentes (p. Ej., Padres, otros adultos, amigos, etc.) en sus gustos y aversiones. El resultado final son las personas que tienen un sentido claro de sus valores y creencias, metas profesionales y expectativas de relación. Las personas con identidades seguras saben dónde encajan (o dónde no quieren encajar) en su mundo.
Autonomía. Algunas personas asumen que la autonomía se refiere a volverse completamente independiente de los demás. Lo equiparan con la “rebelión” adolescente. Sin embargo, en lugar de romper relaciones, establecer una autonomía durante la adolescencia significa realmente convertirse en una persona independiente y autónoma dentro de las relaciones. Los adolescentes autónomos han adquirido la capacidad de tomar y cumplir con sus propias decisiones, vivir de acuerdo con sus propios principios de lo correcto y lo incorrecto. Y se han vuelto menos dependientes emocionalmente de los padres. La autonomía es un logro necesario para que el adolescente sea autosuficiente en la sociedad.
Intimidad. Muchas personas, incluidos los adolescentes, equiparan la intimidad con el sexo. De hecho, la intimidad y el sexo no son lo mismo. La intimidad generalmente se aprende primero en el contexto de las amistades entre personas del mismo sexo, y luego se utiliza en las relaciones románticas. La intimidad se refiere a las relaciones cercanas en las cuales las personas son abiertas, honestas, cariñosas y confiadas. Las amistades proporcionan el primer entorno en el que los jóvenes pueden practicar sus habilidades sociales con aquellos que son sus iguales. Es con los amigos con los que los adolescentes aprenden cómo comenzar, mantener y terminar relaciones, practicar habilidades sociales y ser íntimos.
Sexualidad. Los años de la adolescencia marcan la primera vez que los jóvenes son lo suficientemente maduros físicamente para reproducirse y lo suficientemente avanzados cognitivamente para pensar en ello. Teniendo en cuenta esto, los años de la adolescencia son el mejor momento para el desarrollo de la sexualidad. La forma en que los adolescentes son educados y expuestos a la sexualidad determinará en gran medida si desarrollan o no una identidad sexual saludable. Más de la mitad de la mayoría de los estudiantes de secundaria reportan ser sexualmente activos. Muchos expertos están de acuerdo en que los mensajes mixtos que reciben los adolescentes sobre la sexualidad contribuyen a problemas como el embarazo en la adolescencia y las enfermedades de transmisión sexual.
Logro. Nuestra sociedad tiende a fomentar y valorar las actitudes de competencia y éxito. Debido a los avances cognitivos, los años de la adolescencia son un momento en que los jóvenes pueden comenzar a ver la relación entre sus habilidades, planes actuales y sus futuras aspiraciones vocacionales. Deben averiguar cuáles son sus preferencias de logros, en qué son buenos y en qué áreas están dispuestas a esforzarse por alcanzar el éxito.

 

¿Cómo afectan estos cambios a los adolescentes?

Los adolescentes comienzan a pasar más tiempo con sus amigos que con sus familias. Es dentro de los grupos de amistad que los adolescentes pueden desarrollar y practicar habilidades sociales. Los adolescentes se apresuran a señalar entre sí qué comportamientos son aceptables y cuáles no. Es importante recordar que a pesar de que  pasan más tiempo con sus amigos, todavía tienden a ajustarse a los ideales de los padres cuando se trata de decisiones sobre valores, educación y planes a largo plazo.
Los adolescentes pueden tener más preguntas sobre la sexualidad. Pueden preguntar acerca de los valores y creencias de los adultos. Pueden preguntarle cómo supo que era hora de tener relaciones sexuales o por qué esperó.
Los adolescentes pueden comenzar a escribir un diario. Parte del logro de la identidad es pensar en los pensamientos y sentimientos de uno. Los adolescentes muchas veces escriben  en su diario como una forma de trabajar a través de cómo se sienten.
Cuando están en sus habitaciones,  pueden comenzar a cerrar con llave las puertas de sus habitaciones. Cerrar las puertas con llave es una forma de establecer la privacidad. Mientras los adolescentes sigan interactuando con la familia, las puertas cerradas generalmente no son nada de qué preocuparse.
También  pueden participar en múltiples pasatiempos,  actividades o clubes. En un intento por descubrir en qué son buenos, los  pueden intentar muchas y diversas actividades. Los intereses de los adolescentes también cambian rápidamente. Hoy están en el running, y mañana están en el fútbol.
Los adolescentes pueden volverse esquivos acerca de a dónde van o con quién… Cuando se les pregunta qué van a hacer por la noche, suelen responder con “nada” o “pasar el rato”. Cuando se les pregunta con quién van a estar, los adolescentes responden: “sólo algunos amigos”.
Se vuelven  más argumentativos. Los adolescentes pueden cuestionar los valores y juicios de los adultos. Cuando los  no se salen con la suya, pueden decir: “simplemente no entiendes”.
A veces  no quieren ser vistos con los padres en público. Pueden hacer que los padres los dejen a una distancia de las casas de sus amigos o de la escuela.
Comienzan a interactuar con los padres como personas. Aunque es posible que no quieran ser vistos con los padres en público, los adolescentes pueden comenzar a ver a los padres más como personas. Pueden hacer más preguntas sobre cómo era un padre cuando él o ella era un adolescente. Pueden intentar interactuar con los adultos  como iguales.

¿Qué puedes hacer?

  • Fomente la participación en múltiples grupos o actividades dentro de la escuela y después de la escuela. Date cuenta de que los adolescentes están tratando de obtener una sensación de logro, la sensación de ser excepcionalmente buenos en algo. No se frustren si sus hijos, con frecuencia cambian de opinión . Al mismo tiempo, anímelos a seguir con un proyecto o actividad el tiempo suficiente para establecer algunas habilidades.
  • Elogie a sus hijos adolescentes por sus esfuerzos y sus habilidades. Esto les  ayudará  a seguir con las actividades en lugar de rendirse si no tienen éxito inmediato.
  • Ayúdales a explorar las metas y opciones de carrera. Lleve a sus hijos al trabajo para que puedan ver lo que hacen los adultos. Establece oportunidades para que ellos “hagan sombra” a otros. Hágales preguntas sobre sus futuros objetivos profesionales… ¡Recuerda que descubrir qué es lo que no quieren hacer es tan importante como descubrir qué les gusta!
  • Dale  la oportunidad de establecer sus pautas de conducta y sus consecuencias. Permita que sus hijos  adolescentes participen en las reglas familiares. Sus habilidades cognitivas avanzadas, junto con su necesidad de autonomía, hacen de este un momento perfecto para que puedan brindar sugerencias y demostrar responsabilidad por su propio comportamiento.
  • Establecer rituales para marcar pasajes significativos. Pocos rituales en nuestra sociedad moderna marcan el paso de los adolescentes a la edad adulta. Un almuerzo de madre e hija cuando la hija tenga su primer período. Haga una salida de padre-hijo cuando el hijo comience a afeitarse. Tenga una celebración familiar cuando el adolescente pase de secundaria al instituto. También puede celebrar la primera licencia de conducir del adolescente y su capacidad para votar.
  • Sea consciente de quiénes son los amigos de tus adolescentes y de lo que están haciendo. Este seguimiento de los padres no debe terminar cuando los jóvenes ingresan a la adolescencia. A pesar de las objeciones de los hijos adolescentes, asegúrate de saber quiénes son sus amigos y hacia dónde se dirigen. Conoce a los padres de sus amigos.
  • Proporcione cosas divertidas para hacer en casa para alentar a los adolescentes a “pasar el rato” en su casa para que sepa dónde están y qué están haciendo.
  • Continúe proporcionando a sus hijos adolescentes un entorno estructurado. Se les debe permitir tener más independencia, pero no lo suficiente como para ponerlos en peligro. A pesar de sus quejas, ellos confían en los adultos para darles la sensación de seguridad y la estructura que necesitan para hacer frente con eficacia a todas las tareas psicosociales.

 

Referencias:

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0716864012703528

 

Hayward, C., Killen, J., Wilson, D. y Hammer, L. (1997). Riesgo psiquiátrico asociado a pubertad precoz en niñas adolescentes.

 

Steinberg, L. (1999). Adolescencia . McGraw-Hill.

 

Desarrollo juvenil

 

 

Por favor si te ha gustado esta información, ayúdanos a que llegue a la mayor cantidad de personas. Sólo con hacer “click” en los botones de abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡ Gracias por tu ayuda !

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Plaza Toy Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

reirse

mama e hija adolescente riéndose

Plaza Toy Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *