Superar el Síndrome del Nido Vacío: cuando los hijos se marchan…

| |

casita nido vacio

¿Que es el síndrome del nido vacío?

 

El síndrome del nido vacío, es un término utilizado para caracterizar los sentimientos reales de profunda tristeza, angustia y soledad que los padres pueden sentir cuando todos sus hijos crecen y se van de casa.

Veamos qué es el síndrome del nido vacío y algunas sugerencias que puedes usar para hacer la transición y superar a este nuevo capítulo en su vida.

El síndrome del nido vacío es un fenómeno en el que los padres experimentan sentimientos de pérdida y de tristeza, cuando los hijos se van de casa.

Es una experiencia muy real y triste para muchos padres. No todos los padres que crían hijos experimentan el síndrome del nido vacío. Pero, para aquellos que piensan que pueden ser propensos al síndrome del nido vacío, hay cosas que pueden hacer, prepararse y superar el nido vacío.

Sientes una sensación de pérdida ahora que tus hijos viven solos. Te encuentras triste, deprimido, y te preocupas en exceso por su salud y seguridad. Incluso puede sentir ansiedad por esta nueva experiencia en su identidad. Ahora que usted no es “necesario”, ¿qué voy a hacer conmigo mismo?

Si ya está en la fase de nido vacío y está sintiendo este síndrome, también hay algunas maneras en que puede ayudarse a superar la tristeza.

tristeza del nido vacio

 

Síntomas del síndrome del nido vacío

La crianza de los hijos necesita por parte de los padres de  una gran cantidad de tiempo y energía emocional. En la mayoría de los padres, ocurre que el acto de ser padres se hace  una parte importante de su personalidad.  En ocasiones dejan de lado sus  sueños para apoyar a sus hijos a cumplir los suyos.

Durante los años de crianza de los niños las relaciones conyugales  suelen pasar a un segundo término. Cuando los hijos salen de casa para  establecer su primer hogar , muchos padres descubren que su identidad está repentinamente en crisis. Se quedan con la sensación de  un “nido vacío” y la pregunta de…, “¿Qué hago a partir de ahora ?”

El síndrome del nido vacío abarca varias emociones y sentimientos:

  • Preocupación o ansiedad
  • Soledad
  • Tristeza o depresión
  • Dolor
  • Insomnio
  • Sentimientos de rechazo o pérdida de propósito.

También se  pueden experimentar sentimientos significativos de culpa por no haber pasado suficiente tiempo con los hijos en su infancia.

Puede agravarse si hay otros eventos de la vida que ocurran simultáneamente, como la jubilación o la menopausia. Los padres han  pasado sus días preparando comidas, haciendo de  chófer para todas las actividades de los niños, asistiendo a juegos y funciones escolares.

El padre o madre  cuya vida gira en torno a la vida de sus hijos  definitivamente tendrá emociones ligadas a que el niño se vaya de casa.

Es importante darse cuenta de que el síndrome del nido vacío no afecta a todos de la misma manera. Cuanto más se involucre el padre en la vida y las actividades de su hijo, con exclusión de sus propias actividades, más probable es que experimente confusión emocional, angustia y dolor. Algunos padres no experimentan ninguna tristeza o pena cuando sus hijos se van de casa. Otros  pueden experimentar ocasionales sentimientos de preocupación o soledad, mientras que otros se sentirán devastados cuando su último hijo salga de casa. Todos pasan por esta transición a su manera, y es completamente normal experimentar una amplia gama de emociones .

 

Cómo superar el síndrome del nido vacío

Si está experimentando los síntomas del síndrome del nido vacío, hay muchas cosas que puede hacer para manejar la transición y entrar en este nuevo capítulo en la vida. Por ejemplo:

1. Mantener el contacto periódico

Una de las formas más efectivas para combatir los sentimientos de tristeza o soledad es mantener el contacto regular con sus hijos. La tecnología facilita esto con las redes sociales, el correo electrónico, los mensajes de texto y las videollamadas.

Si bien es posible que usted desee llamar a su hijo todos los días, también es posible que tengan ideas diferentes sobre el nivel de contacto, así que permítales tomar la iniciativa. Su hijo quiere independencia, por lo que le podría molestar mensajes de texto y llamadas telefónicas diarias. Háblales sobre la frecuencia con la que le gustaría hablar y comunicarse con usted.

Otra forma de mantenerse conectado con su hijo es enviar paquetes. Enviar cartas y algunas de sus golosinas o comidas  caseras favoritas; es una  manera estupenda de “cuidar a distancia” mientras respeta la libertad recién descubierta de su hijo.

2. Recuerda  lo que has hecho con tus hijos

La mayoría de la gente estará de acuerdo en que criar a un hijo es una de las cosas más difíciles que se  pueden hacer. Una vez que su hijo se vaya de casa y comience a vivir su propia vida, puede  reflexionar sobre la enorme hazaña que ha logrado. Su hijo ahora es un adulto que está trabajando para lograr sus objetivos. Está navegando por un mundo incierto utilizando los valores y habilidades que usted  le inculcó desde la infancia.

Como padres , fuisteis fundamentales para  convertir vuestros niños en  adultos felices y saludables. ¡Todo el duro  trabajo ha valido la pena! Por lo tanto, tómate un tiempo para reconocer lo que has logrado. ¡Le has dado esta persona al mundo, y eso es un regalo!

Dicho esto, no descartes los sentimientos de tristeza o pena que experimentas. La montaña rusa de emociones es normal, y es importante aceptar lo que estás pasando. Sí, podrías estar afligido por una parte de tu vida que ya terminó. Las conversaciones familiares informales con los hijos durante la cena, o desde y hacia los entrenos  de fútbol, ​​ahora serán a través de Skype o teléfono, donde la intimidad familiar puede disminuir o incluso perderse. Otros cambios, como una casa silenciosa, la falta de rutina o una pila de ropa mínima, pueden ser igualmente angustiosos.

Puede ser doloroso aceptar que ya no sabrá todos los detalles de la vida de su hijo. No estará tan involucrado en sus decisiones, y no estará allí para cada error que cometan o sufran.

Entonces sí, es posible que tengas que llorar durante esta transición. Muchos padres lo hacen. Pero eventualmente, sus sentimientos de tristeza disminuirán, y se dará cuenta de que la vida, su vida , continúa.

3. Invierte en tu matrimonio

Por lo general, las parejas casadas y con hijos  solo tienen un tercio del tiempo a solas. Esta falta de tiempo de calidad puede ejercer una enorme presión sobre las relaciones.

Apoyo conyugal: No todos los padres experimentan las mismas emociones cuando el último niño abandona el nido. En realidad, lo más probable es que tenga experiencias emocionales muy diferentes. Es posible que su cónyuge o pareja esté demasiado ocupado en su carrera como para darse cuenta de que está pasando por el Síndrome del nido vacío.

Comparta con su pareja o cónyuge lo que está experimentando. Hágales saber que tiene problemas para lidiar con que  los niños  abandonan el nido y que necesita apoyo emocional durante este tiempo de transición. Es posible que sean completamente inconscientes de sus sentimientos, a menos que usted lo diga y sea sincero sobre sus sentimientos.

Si su pareja  se acerca a usted y tiene el Síndrome del Nido Vacío, esté allí emocionalmente para él o ella. Déjales expresar sus sentimientos y emociones libres de juicio.  Dar apoyo mutuo y reinvertir en su relación a través de actividades compartidas puede ayudar con esta transición.

Un nido vacío significa que usted y su pareja tienen mucho tiempo y la oportunidad de volver a conocerse. Puedes ser juguetón y comenzar a salir de nuevo. Pueden ir a  clase (del gimnasio, retomar estudios, etc.) juntos, ver su programa de televisión favorito en Netflix o tomarse unas vacaciones.Encuentre intereses y pasatiempos que puedan hacer juntos para sentirse conectados.

Ahora tiene la oportunidad para sentarse y hablar sin el estrés y la interrupción que a veces llevaba consigo tener hijos en la casa. Comprometerse diariamente con una conversación que no gire únicamente en torno a los niños.

El síndrome del nido vacío puede afectar a ambos padres. Pero existen investigaciones  (Dra. Helen M. DeVries), que aseguran que  los hombres  tienen más dificultades cuando los niños salen de casa.

Según el estudio  es mucho más probable que las mujeres se anticipen a que sus hijos salgan de casa.  Los hombres, por otro lado, no hablan de prepararse para esta nueva etapa de la vida, y a veces están menos preparados para la transición emocional de que  sus hijos  se vayan de casa.

Si sospecha que su cónyuge o pareja está evitando hablar sobre esta próxima transición, o si se sienten marginados por sus propias emociones conflictivas, intente que hablen sobre lo que sienten. Recuérdeles el papel positivo que jugaron en la vida del niño y cite ejemplos específicos de las habilidades y valores que transmitieron.

4. Remodele los espacios familiares

La habitación vacía de su hijo, la gran mesa que ahora tiene solo dos lugares ocupados, el sofá gigante donde todos ustedes solían apilarse para la noche de cine: estos espacios familiares pueden guardar grandes recuerdos. También pueden ser dolorosos para algunos padres. Otros descubren que cuando sus hijos se van de casa necesitan reorganizar su espacio para que se ajuste mejor a las necesidades de dos personas.

Esto podría ser tan simple como ordenar y comprar muebles más pequeños, o podría ser una misión total reducir drásticamente su hogar .

Haga un inventario de los muebles y espacios de su hogar que ya no funcionan. Venda artículos en  eBay. Puede descubrir que reorganizar o redecorar refrescará su hogar y tal vez disminuirá cualquier sentimiento de tristeza o pérdida que esté experimentando.

Si tiene ganas de hacer algo un poco más dramático, como vender su casa, tómese un tiempo para adaptarse antes de tomar estas medidas. Considere alquilar su casa en lugar de venderla , por lo que tendría la opción de mudarse nuevamente si lo necesita.

5. Haz una lista de metas y sueños

Dado que la crianza de los hijos consume mucho tiempo, muchos padres posponen sus propios sueños y metas para asegurarse de que se satisfagan las necesidades de sus hijos. Ahora es el momento de desempolvar su lista de sueños y elegir algunos para realizar.

6. Reconozca el cambio

Es importante reconocer el cambio de roles que experimentará ahora que su hijo vive solo. Sí, siempre serás padre, pero cuando tu hijo se vaya de casa, tu relación con ellos comenzará a igualarse. Ahora será más un mentor, ayudando a guiarlos a través de los desafíos de la vida.

Este cambio puede ser complicado para algunos padres, a quienes les resulta difícil renunciar al control o que les preocupa no haber hecho lo suficiente para preparar a sus hijos para la edad adulta. Sí, aún necesita guiar a sus hijos, pero también debe dejar que cometan sus propios errores. Todavía lo necesitarán para recibir consejos y consuelo cuando las cosas no salgan según lo planeado. Siempre hágales saber que tiene plena confianza en su capacidad para tomar buenas decisiones, y que siempre estará allí si necesitan ayuda.

 

 

7. Hable con el resto de sus hijos

Los niños más pequeños pueden experimentar el síndrome del nido vacío cuando los hermanos mayores se van de casa. Un estudio descubrió que los hermanos menores  pueden experimentar sentimientos de tristeza y pérdida cuando los mayores se mudan a sus propias casas. Cuando la relación es cercana, estos sentimientos pueden ser aún más intensos.

Si sospecha que su hijo menor está experimentando tristeza o incluso depresión debido a un “nido más vacío”, háblele sobre cómo se siente. También puede ayudar a encontrar un nuevo pasatiempo, deporte o actividad que los dos puedan hacer juntos.

Otra opción es darle a su espacio personal una apariencia fresca. Vuelva a pintar o redecorar o, si usted y sus dos hijos están de acuerdo, deje que el niño más pequeño se mude a la habitación del niño mayor. Un nuevo espacio puede ayudar a fomentar su propio sentido de independencia y aliviar algo de la tristeza de la partida de un niño mayor.

8. Revise sus finanzas

Una vez que su hijo se haya ido de casa, tómese el tiempo para revisar su presupuesto mensual. Lo más probable es que tenga cierta flexibilidad financiera ahora que no tiene que comprar alimentos para un adolescente en crecimiento (y sus amigos) ni está pagando la factura de su seguro de automóvil.

Tal vez sea hora de  planificar lo que harás con el dinero extra. Por ejemplo, ¿Hacer algunas mejoras en el hogar que aumentarán el valor de su hogar ? ¿Invierte en tecnología verde que reducirá aún más sus gastos mensuales ?

 

 


Referencias…

https://www.mayoclinic.org/

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Alquilar Vs comprar una casa: cómo tomar una decisión, pros y contras

HACIENDO UN USO RACIONAL DE LAS TARJETAS DE CRÉDITO

Siguiente

Deja un comentario