Los niños con discapacidad y las rutinas

| |

Las rutinas y los niños con discapacidad

Personalmente, las rutinas me han ayudado  a mí y a mi  familia a enfrentarnos a enventos estresantes  como el nacimiento de un nuevo niño o una mudanza.

Las rutinas pueden ayudar a dirigir la vida familiar con mayor suavidad. También pueden ser una manera de ayudar a su hijo con discapacidad a desarrollar habilidades. Las mejores rutinas son las que se adaptan a usted, a su hijo y a su situación.

 

Hablemos sobre las rutinas: ¿Qué son las rutinas?

 

Las rutinas son cómo las familias se organizan para hacer las cosas, para pasar tiempo juntos y divertirse. Cada familia tiene sus propias rutinas únicas. Las rutinas ayudan a los miembros de la familia a que sepan quién debe hacer qué, cuándo, en qué orden y con qué frecuencia.

Algunas rutinas podrían ser de las cosas que haces todos los días – por ejemplo, preparándose para la cama. Estas rutinas podrían incluir cosas como tener un baño, ponerse la pijama, cepillarse los dientes, ir al baño, leer una historia y de ir a dormir. Seguir estos pasos en el mismo orden cada noche.

Otras rutinas pueden ser semanales u ocasionales . Algunos ejemplos podrían ser ir al parque un par de veces a la semana, ir a un grupo de juego, los martes o hacer las compras los miércoles.

No hay ninguna regla sobre cuántas o qué tipo de rutinas se deben tener. Lo que funciona bien para una familia podría ser demasiado estricto y estructurado para otra.

 

¿Por qué rutinas son buenas para los niños con discapacidad?

 

Un ambiente  organizado en el hogar y predecible ayuda a todos los niños a que se sientan seguros y protegidos , especialmente cuando las cosas o circunstancias  son estresantes o cuando los niños están pasando por etapas o experiencias difíciles.

Si su hijo necesita tomar medicamentos o realizar otros procedimientos médicos y/o de rehabilitación con regularidad; una rutina hará que sea más fácil para todos recordar cada cosa en su momento.

Las rutinas de la familia también puede ser una manera para que su hijo con discapacidad desarrolle nuevas habilidades . Por ejemplo, si su hijo tiene el objetivo de trabajar en las habilidades de comunicación y por turnos, podría recordarle un par de veces durante la cena que es su turno para hablar de lo sucedido en la guardería, o en el juego con sus amigos.

Las rutinas pueden ser buenas también  para usted . Pueden liberar tiempo para pensar en otras cosas y le ayudarán a sentirse más organizada. También puede utilizarlas para introducir actividades de diversión familiar, como noches de juegos o momentos de lectura juntos. Actividades como éstas son buenas para la unión familiar .

 

 

Conseguir el máximo provecho de las rutinas en niños con discapacidad

 

 

Al igual que los niños con un desarrollo normal, algunos niños con discapacidad  necesitan más «rutinario» que otros. Así que las mejores rutinas serán las que se adapten con facilidad  a usted y su hijo y que hagan más fácil  su vida familiar diaria.

 

Las rutinas eficaces  comparten generalmente tres características clave. Estas rutinas son:

 

  • bien planificada -las  buenas rutinas son claras, y todos en la familia entiende su papel y sabe lo que tiene que hacer
  • regulares – las buenas rutinas se convierten en parte de la vida cotidiana de la familia
  • predecibles – en una buena rutina, las cosas suceden en el mismo orden .

Una vez que tenga funcionando algunas rutinas , reúnanse en familia para hablar sobre cómo van  sus rutinas o si hay algún problema que se puede mejorar.

Por ejemplo, si su rutina de la mañana no va bien, se podría preguntar, ‘¿Qué estamos haciendo mal? ¿Cómo  podemos solucionarlo?’ Incluso los niños pequeños podrán disfrutar de una lluvia de ideas. Ésto  también es una buena manera para que practiquen las habilidades de resolución de problemas. También podría hablar de cómo cada persona se siente cuando realizan sus rutinas .

 

Cambio de rutinas

Lo que funciona bien para un niño o una familia en un momento dado en el tiempo podría no ser lo mejor en otros momentos.

Las circunstancias cambian y surgen cosas inesperadas, por lo que puede que tenga que ser flexible. Por ejemplo, si su hijo no está bien o no ha dormido bien, o se va de vacaciones… Usted se puede encontrar después de un descanso que necesita  llevar sus rutinas de vuelta en forma gradual.

Un descanso de la rutina, también puede ser bueno. Los niños con discapacidad pueden disfrutar de la espontaneidad y la diversión al igual que lo hacen todos los niños .

 

 

Hablar sobre las rutinas con otras personas

Podría pedir a los profesionales de intervención temprana y terapeutas de su hijo  consejos para crear rutinas exitosas. Puede ser que sean capaces de ayudarle  a construir las oportunidades de aprendizaje dentro de sus rutinas .

 

 

Puede ayudar a su hijo con discapacidad participar en las rutinas familiares.

 

Puede ser tan simple como usar señales táctiles y de voz . Por ejemplo,  tocar al niño en la parte superior del brazo y el uso de su nombre para recordarle que termine de comer.

Las historias sociales  pueden ayudar. Son libros sencillos hechos con fotos y frases sencillas. Por ejemplo, podría tener una historia para cepillarse los dientes y los pasos a seguir: como poner la pasta de dientes, abrir la tapa, poner la pasta de dientes en el cepillo y así sucesivamente.

Horarios visuales  también pueden ayudar. Por ejemplo, uno para la rutina de la mañana podría incluir fotos de levantarse de la cama, lavarse los dientes, vestirse y desayunar. O uno para la tarde o semanal…

 

Plazatoy

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Comunicación y lenguaje visual

Juego de Memoria – Números –

Siguiente

Deja un comentario