Mi hijo no quiere jugar ¿Por qué?

| |

no quiere jugar

Mi niño no quiere jugar. ¿Por qué?

Seguramente su hijo por lo general le gusta y mucho, jugar, pero su entusiasmo por el juego  de repente se pierde, ésto puede ser una indicación de malestar físico o mental . Él no es así. Tal vez sea su crecimiento. Tal vez algo que está «en el alma» (una discusión con su mejor amigo, el mejor compañero de juego, problemas familiares o en la guardería)

Trate de determinar cuidadosamente por qué su hijo no se siente bien, y tanto como le sea posible  ayudarle. Hay diversas y múltiples circustancias en la que los niños no quieren jugar, seguidamente nombramos algunas por las que los niños pierden sus intereses por el juego, los juguete; en definitiva no quieren jugar…

  • El niño pierde su simpatía y su interés en el juego. Los niños quieren mostrarnos lo que han creado, como nuestra de «ego» y necesitan de nuestra alabanza.
  • El juego o el juguete ofrece sugerencias que no cumplen con la edad y nivel de desarrollo del niño. Sobre todo en los primeros años de vida, los juegos y juguetes, dependen del interés, la curiosidad, de los conocimientos y capacidades que se desarrollan cada  niño.
  • El niño se pone demasiado «propuso» y específico. Me explico;  los niños quieren ser capaces de detectar y filtrar por sí mismos,  siempre y cuando se emplean y se ocupan de algo. Esto también se aplica a la naturaleza del juguete: un juguete que pretende usos fijos y poca o ninguna opción y no permite desarrollar sus propias ideas, es aburrido.
  • El niño es «una lluvia» con muchos juegos, puede sentirse abrumado. Completar juegos tranquilamente y sacar todo lo posible de cada juguete es lo mejor para que nuestros hijos sientan atracción por jugar y aprender.
  • Usted también puede estar «sobreprotegiendo» a sus hijos: siempre se sabe de padres que retiran todas las dificultades del entorno de sus hijos, facilitándole todo, en lugar de dejar que se esfuercen por sí mismo para encontrar algo que les guste y les de alegría. Los niños deben  probar sus propias capacidades.

Pruebe estos ejemplos para averiguar qué le podría pasar a su hijo  y lo que podría cambiar. Si su hijo a pesar de las mejores condiciones no quiere jugar, usted debe hablar con su pediatra al respecto, o ir a un centro de asesoramiento.

El niño no puede olvidarse de cómo ser entusiasta para algo y mucho menos para jugar.

 

Guardar

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Goalball:Información sobre este Juego Paralímpico

Mi hijo sólo quiere jugar conmigo

Siguiente

Deja un comentario