Consejos para las Fiestas de Navidad

| |

Tenemos La  Navidad y Año Nuevo a la vuelta de la esquina. Si bien esta es una época festiva del año, incluso cualquier adulto, puede sentirse   abrumado por la cantidad de fiestas, actividades y reuniones familiares. A la mayoría de los niños les resulta difícil regularse con la emoción de las celebraciones. Para los niños con discapacidades, sentirse tranquilo y equilibrado ante estas fiestas que se avecinan,  puede ser especialmente desafiante y dificultoso.

Tengo un hijo con discapacidad, y  esta temporada de vacaciones significa que hay emociones. prisas, viajes, regalos, diversión y cariño.

En los últimos años, hemos establecido nuestras propias tradiciones familiares, tradiciones que funcionan para nuestros hijos y que solo involucran a nuestra familia de cuatro. La verdad es que algunas de estas tradiciones se han convertido en mis favoritas y las esperamos cada año. También hemos aprendido qué funciona y qué no funciona para nuestra familia, y nos hemos adaptado para satisfacer las necesidades de nuestros hijos.

Si se siente abrumado por la idea de esta temporada de vacaciones  y cómo se las arreglarán sus hijos con discapacidad, puede encontrar los siguientes consejos útiles en el siguiente artículo:

 

Consejos de Navidad para Familias de Niños con Discapacidad

 

Planea con anticipación.

La mayoría de los que somos padres de niños con discapacidad estamos acostumbrados a planificar por adelantado la mayoría de las actividades fuera de nuestro hogar. La temporada de vacaciones significa que tenemos que planificar aún más.

Algunas cuestiones a considerar:

Estudie el calendario de las Fiestas  de Navidad, por ejemplo, qué día va a la casa de los abuelos, dónde cena el día de Navidad, Fín de año etc.. . Conocer las transiciones de antemano  y lo que sucederá a continuación ayudará a nuestros niños con necesidades especiales a sentir menos ansiedad. ¿Necesitará su hijo sus audífonos con eliminación  de ruido? ¿Habrá un lugar donde su hijo pueda retirarse y tener  un tiempo lejos de otras personas? ¿El edificio / casa es accesible?  ¿Necesitas llevar comida para tu niño?

Asegúrese de recordar a la familia qué temas son apropiados y no apropiados para hablar. La edad apropiada no siempre es apropiada para un niño con una discapacidad .

Para algunos niños, crear una historia social de cada celebración puede ser especialmente útil. Si es posible, pregúnteles a tus hijos cómo se sienten al asistir a la casa de «la abuela Pepi», qué esperan y qué necesitarán para que sea una reunión divertida y exitosa.

Y una pregunta final: ¿El anfitrión está dispuesto a hacer arreglos para su hijo? De no ser así, ¿vale la pena su tiempo y energía sabiendo que su hijo podría tener dificultades durante ese tiempo?

Para nuestra familia, algo que siempre hacemos es llevar nuestra propia comida para nuestros hijos. Si bien es un trabajo extra para mí, he aprendido que incluso cuando las personas están dispuestas a hacer arreglos, asegurarse de que mis hijos tengan algo seguro para comer significa que empacamos su comida. También nos aseguramos de que haya una sala que podamos usar cuando uno de mis hijos necesita un descanso y traemos el iPad.

 

 

Cuidado con la sobreestimulación

Un juego que utilizaba con mi hijo para que no se sintiera abrumado y sobreestimulado en las reuniones familiares de Navidad era el de crear  una palabra clave que él y yo conocíamos , si mi pequeño se sentía nervioso o molesto, se nombraba la palabra e íbamos a   un lugar tranquilo para calmarse. Darles este control sobre las actividades de sobreestimulación reducirá la ansiedad.

Para las sensibilidades sensoriales, considere el uso de tapones para los oídos, lentes oscuros o ropa cómoda para cambiarse. Conozca las limitaciones de los miembros de su familia y esté preparado para manejarlas.

Limite la decoración navideña si su hijo o familiar  con necesidades especiales se sobreestimula fácilmente.

 

Haz un plan de «salida».

A veces, no importa cuánto planifiquemos, las cosas no van bien.

Aprendí de la experiencia que mis hijos tienen límites y, a veces, alcanzan esos límites mucho antes de lo que anticipábamos. Ahora, les avisamos a las personas que podríamos irnos temprano o que no nos quedaremos  mucho tiempo.

Elija qué reuniones son importantes para asistir y cuáles puede omitir.

No tienes que asistir a todo. El hecho de que otras familias estén constantemente en movimiento no significa que nosotros también debemos estarlo.  Si bien hay eventos  para familias de niños con discapacidades, no es una prioridad para nosotros y es una cosa menos que nos sentimos presionados a hacer. También rara vez asistimos a fiestas de Navidad fuera de nuestras reuniones familiares, y pasamos la víspera de Año Nuevo en casa.

 

Crea tus propias tradiciones.

La belleza de la familia es que podemos crear nuestras propias tradiciones.

Una de las tradiciones más preciadas de nuestra familia es preparar el árbol de Navidad el primero de Diciembre. Cuando terminamos, nos sentamos  para merendar en el resplandor de  las luces de Navidad. Hablamos de las muchas cosas que hemos disfrutado en el año. Es mi tradición favorita, esto ha llegado a significar La Navidad para nosotros. Y todos los años durante este tiempo  mi corazón se siente lleno. Podría saltarme cualquier celebración , pero esto no.

Cree nuevas tradiciones que funcionen y con las que su hijo puede disfrutar. No tienes que ser tradicional, simplemente creativo.

 

Quédate con rutinas y horarios.

Somos esa familia que observa la hora de acostarse. Y lo hacemos porque cuando nuestros hijos están bien descansados ​​y mantienen sus rutinas, todo lo demás parece un poco más manejable. Esto también nos ha empujado a organizar la mayoría de las reuniones familiares. Es más fácil para mis hijos cuando pueden quedarse en casa. Hago un menú y delego… Si mis hijos se sienten abrumados, pueden retirarse a su habitación o a mi habitación y tener un momento de tranquilidad. Mis hijos también pueden irse a la cama incluso si seguimos con  personas en casa. Usted sabe mejor que nadie, que tan flexibles pueden ser sus hijos. Mantenga sus rutinas…

 

Haga de la Navidad una festividad sencilla .

Mantén las cosas simples. Esto es especialmente útil para los niños que tienen mucha ansiedad o son nerviosos . Cuando mi hijo era pequeño, no hablábamos de las vacaciones  porque para él era una ansiedad anticipada. Ahora que es mayor, no podemos ocultarlo .

Suceden tantas cosas en los días festivos de Navidad  que el hogar puede ser un “refugio seguro” para nuestros hijos. Como padres, no necesitamos «trabajo extra». No me siento mal por evitar las multitudes. Lo redefinimos para nosotros, y eso es lo que funciona. Incluso hacemos que las actividades terapéuticas se conviertan en temas de vacaciones, manteniéndolo todo en su zona de confort

 

Y recuerda, hay muchos otros padres de niños con discapacidades que se enfrentan a desafíos similares a los que tú tienes. Su familia no es la única que tiene que hacer arreglos y cambiar de plan. No estas sola…

 

 

 

Por favor si te ha gustado esta información, ayúdanos a que llegue a la mayor cantidad de personas. Sólo con hacer “click” en los botones de abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡ Gracias por tu ayuda !

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Juguetes para el desarrollo de habilidades espaciales

3 de Diciembre : Día Internacional de la Discapacidad

Siguiente

Deja un comentario