¿La competencia puede ser saludable para los niños?

| |

actividad física
Competencia. La palabra evoca imágenes de personas empujándose, hablando agresivamente, el ganador regocijado de pie encima de un campo de perdedores oprimidos. No es exactamente lo que la mayoría de los padres consideran actividades sanas o constructiva para el desarrollo de sus hijos.

En este artículo hablamos sobre el juego cooperativo, y ahora queremos dar desde PlazaToy una visión   diferente de la competencia que podemos titular como: «La ciencia de ganar y perder».

La competencia la podemos observar de todos los ángulos ; fisiológica, psicológica, histórica…

Su punto principal: la competencia, si se hace bien, ¡es una buena cosa! De hecho, las actividades de la competencia y del equipo pueden conducir al aprendizaje y el rendimiento en niños mejor que con esfuerzos en solitario.

En los juegos finitos, donde competir y luego dejarlo ir, donde hay descanso y recuperación (que es realmente muy importante para los niños);
los efectos  mejoran el rendimiento de la competencia y los equipos no sólo se aplican a nivel de elite como en la alta competición, sino que las competiciones celebradas en las aulas o en casa con la familia y amigos  empujan a los niños a hacerlo mejor.

«En el ámbito académico, las cosas como las competiciones de ajedrez, concursos de matemáticas, y muestras de ciencia parecen ser muy agradables para los niños».
«En ocasiones con talleres y exposiciones de dibujo, o en concursos de matemáticas están aprendiendo en un par de semanas, más de lo que aprendería en todo un semestre en una clase regular «.

Los  clubes y equipos son «competencia sana» – tienen elementos como la camaradería que «amortigua el estrés.»

Esa comparación social,del equipo, esa sensación de no querer dejar que el grupo o equipo por  abajo, todavía se manifiesta en forma de presión. Los niños no tienen ausencia de presión, pero lo que es bueno de esto, es que la presión «sí tiene altibajos «.

La presión  de la competición ¡ tiene un punto final! y  esto es otro elemento importante de la competencia sana los juegos son finitos.

Igualmente no es beneficioso siempre e dejar que los niños ganen.

Es una escena común: que un niño en una carrera de adultos, y el adulto se retiene para permitir que el niño tenga la emoción de ganar o quizás, más realista, para evitar las lágrimas.

Pero perder es una lección que todos deberían aprender.

Si los niños no aprenden a perder se van a sentir con el derecho a ganar. También tenemos que considerar que hay una  conexión entre el miedo a perder y el evitar tomar  riesgos .  Tienen que aprender a perder e y seguir adelante y seguir jugando …

Pero siempre y cuando usted deja a ganar a sus hijos, debe  basar esa decisión en su esfuerzo es importante  juzgar antes de entregar la victoria, lo  que un niño está trabajando y esforzándose en el juego.

Este enfoque debe ser tomado en todo tipo de situaciones, por ejemplo si un niño aumenta su concentración mientras juega a un juego de mesa, o si se esfuerza más en una situación académica.

Lo que los niños necesitan más que nada no es ganar o perder, sino una carrera muy reñida, una competencia leal en la que todos se sientan como que tienen una oportunidad de luchar.

Una «oportunidad de luchar» es un llamado subjetivo y algunos padres podría estar inclinado a sacar a sus hijos de jugar con los niños de más edad, entre ellos hermanos. Pero ser el más débil tiene ventajas en el desarrollo.

Los niños necesitan aprender a trabajar duro, incluso cuando no están con o entre los mejores.

Salir y competir fuera de casa cuando se es un niño, significa aprender a seguir adelante a pesar de que no se sea el mejor en el campo, o el mejor en el aula, es necesario aprender a seguir administrando ese esfuerzo.
LECCIONES DE HERMANOS

¡Es una lección que los hermanos menores reciben en abundancia!

¡Los hermanos están compitiendo o luchando tres veces y media cada hora!. «Luchan  y compiten por el afecto de los padres, los alimentos, el control remoto, una pierna  cruzada  en el asiento trasero del coche… Los hermanos pequeños se acostumbran a enfrentarse a alguien que es más grande que ellos, mejor que ellos en casi todo .

Como resultado, los hermanos menores tienen una psique competitiva y están más dispuestos a asumir riesgos.

Las personas que compiten regularmente tienen más oportunidades para controlar su miedo a ser juzgados o mal desempeño, incluso los atletas profesionales se ponen nerviosos antes de una competición, pero han aprendido a utilizar esa ansiedad en su beneficio.

Si hablas con los atletas o músicos o  personas que dan discursos, tienden a estar tan ansiosos y estresados como novatos, pero lo interpretan de manera diferente:  lo ven como beneficioso.

Reconocen que poco de mariposas o ese poco de tensión, adrenalina, es una manera de  prepararlos para el momento en el que se concentran y se centran y  asocian esa sensación con algunas de sus mejores actuaciones.

PlazaToy

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Juegos de memoria para los niños

3 Juguetes para desarrollar el concepto y la noción del tiempo

Siguiente

Deja un comentario