Mercurio y el Leñador

| |

Un pobre Leñador estaba cortando un árbol en la  profundidad del bosque cerca  de un lago profundo. Era tarde y el Leñador estaba cansado. Había estado trabajando desde el amanecer y sus golpes no eran tan seguros como lo habían sido temprano esa misma mañana. Así sucedió que el hacha se resbaló y salió volando de sus manos hacia la laguna.

El leñador estaba desesperado. El hacha era todo lo que poseía para ganarse la vida, y no tenía dinero suficiente para comprar una nueva. Mientras se retorcía las manos y lloraba, el dios Mercurio apareció de repente y preguntó cuál era el problema. El leñador contó lo que había sucedido y, de inmediato, Mercurio se zambulló en la laguna. Cuando volvió a subir, sostenía un maravilloso hacha de oro.

“¿Es este tu hacha?”  le preguntó.

«No», respondió el honesto Leñador, «ese no es mi hacha».

Mercurio dejó el hacha dorada en la orilla y volvió a saltar a la piscina. Esta vez trajo un hacha de plata, pero el Leñador declaró nuevamente que su hacha era simplemente una ordinaria con un mango de madera.

Mercurio se zambulló por tercera vez, y cuando volvió a subir tenía el hacha que se había perdido.

El pobre Leñador estaba muy contento de haber encontrado su hacha y no podía agradecerle lo suficiente al dios su amabilidad, por haber recuperado su instrumento para trabajer. Mercurio estaba muy satisfecho con la honestidad del Leñador.

«Admiro tu honestidad», dijo, «y como recompensa puedes tener las tres herramientas, la de oro y la de plata, así como la tuya».

El feliz Leñador regresó a su hogar con sus tesoros, y pronto la historia de su buena fortuna fue conocida por todos en el pueblo. Ahora había varios Leñadores en el pueblo que creían que podían ganar fácilmente la misma buena fortuna. Se apresuraron a salir al bosque, uno aquí, uno allá, y escondiendo sus hachas en los arbustos, fingieron que las habían perdido. Luego lloraron y lloraron y pidieron a Mercurio que los ayudara.

Y de hecho, Mercurio apareció, primero a éste, luego a ese. A cada uno le mostró un hacha de oro, y cada uno afirmó ansiosamente que era la que había perdido. Pero Mercurio no les dio el hacha de oro. ¡Oh no! En cambio, les dio a cada uno un duro golpe en la cabeza y los envió a casa. Y cuando regresaron al día siguiente para buscar sus propias hachas, no se encontraban en ninguna parte.

La honestidad es la mejor política.


Más Fábulas…

———————————————————————————————–

Más contenido…

Discapacidad y Habilidades Sociales

Ejercicios de psicomotricidad deportiva con bolas y música para niños.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

¿Cómo agarrar el lápiz y escribir bonito?

LA RANA Y EL RATÓN

Siguiente

Deja un comentario