LA LIEBRE Y SUS OREJAS

| |


El león había sido gravemente herido por los cuernos de una cabra, que él había capturado. Estaba muy enfadado al pensar que cualquier animal que eligiera para una comida, debería ser tan descarado como para usar cosas tan peligrosas como cuernos para rascarlo mientras comía. Así que ordenó como rey que todos los animales con cuernos dejaran sus dominios dentro de las veinticuatro horas siguientes.
El comando ordenado fue el terror entre las bestias. Todos aquellos animales que tenían  cuernos, tuvieron que mudarse. También la liebre, que, como saben, no tiene cuernos y, por lo tanto, no tenía nada que temer, pasó una noche muy inquieta, con sueños horribles sobre el temeroso León.

Y cuando salió del laberinto a la luz del sol de la mañana, y vio la sombra proyectada por sus orejas largas y puntiagudas, un terrible susto se apoderó de él.

“Adiós, vecino “. “Seguro que yo también me tengo que mudar fuera”. “Sin duda, hay que tener en cuenta  que mis orejas son cuernos, no importa lo que yo diga”.

 

No le des a tus enemigos la menor razón para atacar tu reputación.

Tus enemigos tomarán cualquier excusa para atacarte.

——————————————————————————————————————–
Más Fábulas infantiles…
Facebooktwitterpinterest
    Previous

    El perro travieso

    EL LOBO Y EL PERRO CASERO

    Next

    Deja un comentario