El lobo y el cabrito encerrado

| |

 

 

Protegido por la seguridad del corral de una casa, un cabrito vio pasar a un lobo y comenzó a insultarle, burlándose ampliamente de él. El lobo, serenamente le replicó:

 

— ¡Infeliz! Sé que no eres tú quien me está insultando, sino el sitio en que te encuentras.

 

Muy a menudo, no es el valor, sino la ocasión y el lugar, quienes proveen el enfrentamiento arrogante ante los poderosos.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El lobo y la grulla

El perro y su reflejo en el río

Siguiente

Deja un comentario