Ratoncito Pérez – Cuento tradicional infantil para leer

[vc_row][vc_column][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column css=”.vc_custom_1502529981371{margin-top: 0px !important;padding-top: 0px !important;padding-right: 35px !important;}” offset=”vc_col-lg-9 vc_col-md-12″][vc_column_text]

Ratoncito Pérez y la ilusión de un diente bajo la almohada

 

Cuando niño te habrás mantenido firme en la creencia de muchos personajes, como Santa, Los Reyes Magos o  El Hada de los Dientes . Por supuesto en nuestra infancia , nunca hemos visto al Hada de los Dientes …

De Todos Modos, no estás aquí para escuchar mi charla Sobre el Hada de los Dientes. Se Trata del Ratoncito Pérez, que es un personaje muy similar en España.

Originalmente, este pequeño personaje apareció en 1877 en un cuento Llamado “Cuentos, Oraciones, adivinanzas y refranes populares”. Era el esposo de “La Ratita Presumida” (El ratoncito vanidoso). Desaparecio de la vista Nuevamente Hasta 1894. Cuando un escritor  llamado Luis Coloma lo usó como personaje en un cuento para  apaciguar a un Alfonzo XIII , de 8 años, que acababa de perder un diente.

Ratoncito Pérez también es Famoso por Ser el primer personaje ficticio en ser honrado con una placa en Madrid. La inscripción decía: “Aquí vivio, en Una caja de galletas, el Ratoncito Pérez, según la historia que el padre Coloma escribio para el joven Rey Alfonso XIII”.

Las Variaciones de la historia son tan numerosas como padres o madres la cuenten, pero una Cosa es segura: Este descarado ratoncito es uno de los cuentos favoritos de los niños.

 

ratoncito perez

 

La historia de Ratoncito Pérez

Érase una vez El  Rey Bubi llamado El Primero, era muy amable  con los niños pobres y los Ratones.  Construyó una fábrica para hacer muñecas y caballos de cartón para los niños.  También y en beneficio de los ratones, promulgó leyes sabias para evitar que los gatos los atraparan . Y  prohibió el uso absolutamente de trampas para ratones. El Rey Bubi comenzó una reinar en solitario cuando tenía seis años, bajo el cuidado de su madre, que era muy buena e inteligente. Y que lo vigilaba y guiaba sus pasos.

Bubi era un niño encantador. Y cuando en los grandes días se ponían su corona de oro y sus túnicas bordadas…, el oro de su corona no era más brillante  que su cabello;  ni el armiño de su túnica más suave que sus mejillas y manos. Era como una pequeña figura de porcelana de Dresde  que se había sentado en un trono.

Un día, el Rey mientras comía su pan y su leche, uno de sus dientes comenzó a moverse. Se produjo un gran alboroto y Los médicos de la corte llegaron a toda prisa. Todos estuvieron de acuerdo en que su Majestad había comenzado a  cambiarle los dientes, y finalmente se decidieron a sacar el que se movía.  Bubi era un niño valiente y decidido. Entonces el más viejo de los doctores de la corte ató un poco de seda roja alrededor del diente, y luego tiró tan hábilmente que, mientras el Rey hacia una mueca, salió el diente  redondo y blanco como una pequeña perla .

Después  hubo otro alboroto sobre lo que había que hacer con el diente. Pero la madre de Bubi, quien,  como hemos dicho, era una reina muy sabia y muy leal a las viejas costumbres, decidió que el Rey debía escribir una carta al Ratoncito Pérez y ponerla, con el diente en un sobre debajo de la almohada. La Reina le dijo a su hijo que esto siempre ha sido lo correcto desde que comenzó el Mundo,

El Rey Bubi se fue a la cama muy temprano, esa noche, y ordenó que todas las luces se dejaran encendidas en su habitación. Puso el sobre debajo de su almohada y se sentó en la cama, decidido a permanecer despierto para ver al Ratoncito Pérez, aunque tuviera que esperar toda la noche.

El Ratón Pérez tardaba un tiempo en llegar, por lo que el pequeño rey comenzó a hacer un pequeño discurso para cuando le visitasen y le dejaran su regalo y al mismo tiempo mantenerse despierto. Después de un rato Bubi comenzó a abrir mucho los ojos, luchando contra el sueño que estaba tratando de hacer que los cerrara; pero por fin no pudo más y se cerraron, y el niño se deslizó hacia abajo en las cálidas ropas de cama, con la cabeza sobre la almohada, con un brazo sobre ella, como cuando un pajarito mete la cabeza debajo del ala y se va a dormir.

Sintió Bubi   que algo muy suave le acariciaba  en el frente, y, sentándose rápidamente, vio delante de él, de pie sobre la almohada, un pequeño ratón con un sombrero, zapatillas de pijama y grandes gafas de oro; con una bolsa roja colgada a la espalda.

El Rey Bubi se quedó mirando con asombro, y el Ratóncito Pérez, al ver que Su Majestad estaba despierta, se quitó el sombrero e hizo una reverencia , esperando que le hablara. Pero el Rey no dijo nada, porque había olvidado todo el discurso que había preparado, y después de pensar y pensar… al cabo de un rato dijo:  ‘Buenas noches’. El Ratoncito  respondió  con una nueva reverencia diciendo: ‘Dios dé la bienvenida a su Majestad ‘. Después de este encuentro, el rey y el ratón parecían haberse convertido en los mejores amigos.

Pérez que era un ratón acostumbrado a la buena sociedad, comenzó a contarle al Rey sobre su vida y sus viajes. Había viajado a través de todas las tuberías y desagües de la capital, y en la Biblioteca Real se había comido hasta tres libros en menos de una semana. Habló también sobre su familia. Tenía dos hijas bastante crecidas, Adelaida y Elvira, y un hijo, casi , llamado Adolfo, que estudiaba para la diplomacia en el cajón donde el Ministro de Estado tenía la mayoría de las notas secretas. No dijo mucho acerca de la señora ratón.

Su Majestad escuchó todo esto con su boca abierta, de vez en cuando él extendía su mano para tratar de atrapar a Pérez por la cola. Pero el ratón daba una especie de giro y  colocaba su cola fuera de su alcance, sin ser grosero.

Se estaba haciendo tarde, y el rey se olvidó de despedirlo; por lo que el Sr. Ratón hábilmente dio a entender que tenía que ir esa misma noche a una calle no muy lejos de allí a buscar el diente de un niño muy pobre llamado Giles. Era más bien un difícil y peligroso viaje, porque cerca vivía un gato muy malo llamado don Pedro. El rey  también quería ir, y le pidió  que lo llevara. El ratón se puso a darle vueltas y retorciendo sus bigotes, pensando que la responsabilidad era muy grande, y por otra parte se veía obligado a regresar a su casa a buscar el presente para el niño Giles. El rey dijo que no había problema y que le gustaría ir a la casa del ratón, entonces este  accedió a llevarlo.

Ratoncito Pérez vivía debajo de una tienda de comestibles, cerca de una gran pila de quesos Gruyere. Rebosante de alegría, el Rey Bubi salió de la cama y comenzó a vestirse, cuando de repente el Ratoncito Pérez saltó sobre el hombro y puso la punta de la cola en la nariz de su Majestad. Entonces sucedió algo maravilloso, el Rey estornudó fuerte y se convirtió en un  pequeño ratón . Era suave y brillante, y tenía los ojos verdes como esmeraldas. Ratoncito Pérez, tomándolo de la pata desapareció con él por un agujero pequeño debajo de la cama, que había estado escondido por la alfombra.

El camino era oscuro. A veces, el Ratoncito Pérez se detenía en algún cruce y miraba a su alrededor antes de pasar, en vez de asustarse el rey sentía pequeños escalofríos hasta en la punta de la cola, y sabía que tenía miedo, pero recordó que:

‘El miedo es natural en el prudente,

para vencerlo hay que  ser valiente’

 

Después de bajar una pendiente suave  llegaron a una gran bodega con agradable y cálido olor a  queso; detrás de una pila de queso Gruyère se encontraron cara a cara con la caja de galletas  que era el hogar de la familia Pérez. Ratoncito Pérez presentó al Rey como un turista extranjero que estaba de visita en la capital, y la familia le dio la bienvenida con gran cordialidad. Los dos señoritas Ratones estaban  con su institutriz, la señorita Stilton, que era una  instruida ratita Inglesa,  y la señora estaba bordando, sentada junto al fuego brillante hecho de tallos de pasas.

Esta fiesta de la familia feliz deleitó al rey Bubi. Adelaida y Elvira hicieron té y  se sirvió  en preciosas copas altas hechas de la piel de las judías blancas. Luego un poco de música. Adelaida cantó la canción de Desdémona, ‘O Sauce Sauce’, en un modo que agradó al rey, y Elvira recitó sobre un pequeño ratón que estaba enfermo de fiebre y un gatito travieso que quería saltar sobre él. Después de esto Adolfo, el hijo varón,  entró y se presentó.

Rey Bubi estaba encantado de este tiempo en familia, pero Pérez, que se había ausentado,volvió con su mochila en la espalda y dijo que era hora de empezar. Por lo que el rey se despidió con mucha educación, y la señora ratón le dio un beso en cada mejilla en su manera hogareña.

Adelaide extendió una pata de una manera indiferente, y Elvira dio la mano como un mango, mientras que la señorita Stilton le hizo una hermosa  reverencia, y luego se le quedó mirando a través de su monóculo hasta que se perdió vista. Adolfo, también se despidió efusivamente. A continuación, Bubi y el Ratoncito Pérez empezaron de nuevo su andadura con una cantidad tal de las precauciones que el rey se sorprendió. Delante de ellos fue un regimiento de ratones, soldados con bayonetas hechas de finas agujas. Tras ellos llegó a un segundo regimiento, también armados hasta los dientes. Ratoncito Pérez confesó que él no podía realizar esta expedición sin estos soldados para proteger al joven monarca.

De repente, el rey Bubi vio desaparecer a la guardia por un pequeño agujero, a través del cual llegó una débil luz.

Este era el momento de peligro… Ratoncito Pérez, agitando lentamente su cola de lado a lado, puso la cabeza con mucha cautela en el agujero y miró a su alrededor. Se volvió dos pasos, y finalmente, tomando fuerte la pata del Rey, cruzó como una flecha, la gran cocina, y desapareció a través de otro agujero en el lado opuesto. Así Bubi vio que en la cocina junto a la chimenea, en el resplandor del fuego, un enorme gato, el terrible don Pedro, sus grandes bigotes subía y bajaba, con la respiración

Los guardias formaron en silencio, desde un orificio a otro, listos para disparar, y proteger la ruta del rey , en caso que el gato Don Pedro despertase. Todo era muy grande e imponente. Una anciana  se mecía  en una silla, también estaba dormida, con su trabajo de punto en la rodilla.

Una vez que el peligro había pasado, y apenas había llegado arriba, que era donde vivía el niño Giles. Todo era pobre en la habitación del niño, con grietas y corrientes de aire. El Rey Bubi  pudo ver la pobreza como nunca había imaginado.

El techo inclinado se unía con el suelo, de manera que, por un lado un hombre no podía permanecer en posición vertical, y a través de los agujeros pasaba el  aire frío  de la madrugada, mientras que los carámbanos colgaban del techo. El único mobiliario, además una silla era un granero vacío colgando , y en un rincón con un lecho de paja y trapos, en el que Giles y su madre estaban acostados profundamente dormidos.

El Ratoncito Pérez, se acercó  teniendo el Rey por la pata, para que viese  que Giles estaba acurrucado en los trapos, y la forma en que se acurrucó contra su madre en busca de calor,  hizo al rey sentirse  tan infeliz que comenzó a llorar

¿Por qué nunca se sabe que las personas son tan pobres? ¿Cómo es que nunca había sido informado de los niños que pasaban hambre y tenían  que dormir en horribles camas?  Entonces  Bubi dijo que no quería en su reino ninguna cuna sin  mantas y que cada niño  tuviera un montón de ropa de cama para mantener el calor durante la noche.

Ratoncito Pérez secó una lágrima con su pata y luego trató de consolar al rey mostrándole la moneda de oro brillante que iba  a poner debajo de la almohada del pequeño Giles a cambio de su primer diente.

En el viaje de vuelta el Rey lo pasó  en silencio y preocupado. Cuando llegaron a palacio  Ratoncito Pérez, volvió a poner la punta de la cola en la nariz de Bubi y le hizo estornudar. De repente se encontró  de vuelta otra vez en su propia cuna tibia , con los brazos de la reina a su alrededor, que lo despertó, como siempre, con un beso.

Al principio pensó que todo había sido un sueño; pero cuando buscó la carta  bajo su almohada, había desaparecido y en su lugar había un , un magnífico presente del generoso  Ratoncito Pérez a cambio de su primer diente.

Pero el pequeño rey no prestó atención a su hermoso regalo, y lo dejó  desapercibido en la cama, mientras que, apoyándose en el codo, yacía pensativo y muy ocupado. Entonces, de repente, pidió a la reina con voz muy solemne, ‘¡Mamá!  ¿por qué soy un rey y tienen todo lo que quiero, mientras que son pobres y no tienen nada?

La reina le dio un abrazo, y, besándolo de nuevo en el frente, dijo: ‘Porque usted es el hermano mayor, que es lo que realmente significa ser rey.  Dios le ha dado todo con el fin de que sus hermanos menores no le ha de faltar nada. ‘No sabía que esto era así’, dijo Bubi, moviendo la cabeza.  Y sin pensar en nada más comenzó a dar regalos y repartir las riquezas del reino entre  todos los niños  pobres.

Bubi creció para ser un gran gobernante haciendo de su reino un lugar de personas buenas  sin necesidades ni pobreza . Siempre pidió  la ayuda de Dios en todo lo que hizo, y dió gracias por su felicidad,

Sigue leyendo…

Referencias:

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column el_class=”sidebar” css=”.vc_custom_1502529975397{margin-top: 35px !important;margin-bottom: -35px !important;padding-right: 15px !important;padding-left: 15px !important;}” offset=”vc_col-lg-3 vc_col-md-12″][vc_widget_sidebar sidebar_id=”new-sidebar-3″][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario