Alimentación saludable: La vitamina C de por vida

| |

La vitamina C es una vitamina soluble en agua, lo que significa que el cuerpo no la almacena, por lo que tenemos que obtener lo que necesitamos de los alimentos, incluyendo los cítricos, el brócoli y los tomates.

La vitamina C es necesaria para el crecimiento y la reparación de los tejidos en todas las partes del cuerpo. Ayuda  a producir colágeno, una importante proteína que se utiliza para fabricar piel, cartílagos, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos. La vitamina C es necesaria para la curación de heridas, y para reparar y mantener los huesos y dientes.

La vitamina C es un antioxidante, junto con la vitamina E, el betacaroteno y muchos otros nutrientes de origen vegetal. Los antioxidantes bloquean algunos de los daños causados por los radicales libres, sustancias que dañan el ADN. La acumulación de radicales libres a lo largo del tiempo puede contribuir al proceso de envejecimiento y al desarrollo de enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardíacas y la artritis.

Es raro que haya una deficiencia grave de vitamina C, pero muchas personas pueden tener niveles bajos de vitamina C. Fumar cigarrillos reduce la cantidad de vitamina C en el cuerpo, por lo que los fumadores corren un mayor riesgo de deficiencia.

¿Cuáles son algunas de  las señales de falta de vitamina c?

– Cabello seco y partido
– gingivitis (inflamación y sangrado de las encías)
– Piel áspera, seca y escamosa
– disminución de la tasa de curación de las heridas, fácil aparición de moretones
– hemorragias nasales; y una disminución de la capacidad de prevenir infecciones.

Una forma grave de deficiencia de vitamina C se conoce como escorbuto

 

Los bajos niveles de vitamina C se han asociado con una serie de afecciones:

-una alta presión sanguínea…
– enfermedad de la vesícula biliar
– algunos cánceres
–  arteriosclerosis
– la acumulación de placa en los vasos sanguíneos que puede conducir a un ataque al corazón y a un derrame cerebral.

Hacer que usted obtenga suficiente vitamina C de su dieta comiendo mucha fruta y verdura, ya que esto puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar algunas de estas condiciones.
No hay pruebas concluyentes de que tomar suplementos de vitamina C ayude o prevenga alguna de estos síntomas.

 

frutas y vitamina c

 

 

 

La vitamina C desempeña una función de protección contra lo siguiente:

– Enfermedad cardíaca
– La presión arterial alta
– Resfriado común
– Cáncer
– Osteoartritis
– Degeneración macular relacionada con la edad
– Pre-eclampsia
– Asma

 

La vitamina C también puede ser útil para:

– Aumentar la función del sistema inmunológico
– Mantener las encías sanas
– Mejorar la visión de los que tienen uveítis (una inflamación de la parte media del ojo)
– Tratar las condiciones relacionadas con la alergia, como el asma, el eccema y la fiebre del heno (llamada rinitis alérgica)
– Reducción de los efectos de la exposición al sol, como las quemaduras solares o el enrojecimiento (llamado eritema)
– Aliviar la resequedad de la boca, particularmente de los medicamentos antidepresivos (un efecto secundario común de estos medicamentos)
– Curar las quemaduras y heridas
– La disminución del azúcar en la sangre en las personas con diabetes
– Algunas afecciones virales, incluida la mononucleosis – Aunque faltan pruebas científicas, algunos médicos pueden sugerir altas dosis de vitamina C para tratar algunos virus

 

Fuentes dietéticas:

 

dieta rica en vitamina c

 

Algunas fuentes excelentes de vitamina C son las naranjas, los pimientos verdes, la sandía, la papaya, los pomelos, el melón, las fresas, el kiwi, el mango, el brócoli, los tomates, las coles de Bruselas, la coliflor, la col y los jugos de cítricos o los jugos enriquecidos con vitamina C. Las hojas verdes crudas y cocidas (hojas de nabo, espinacas), los pimientos rojos y verdes, los tomates frescos y enlatados, las patatas, la calabaza de invierno, las frambuesas, los arándanos, los arándanos rojos y la piña también son fuentes ricas en vitamina C. La vitamina C es sensible a la luz, el aire y el calor, por lo que obtendrá la mayor cantidad de vitamina C si come frutas y verduras crudas o ligeramente cocidas.

Formas disponibles:

Puedes comprar vitamina C natural o sintética, también llamada ácido ascórbico, en una variedad de formas:
– tabletas
– cápsulas
– masticables
– cristalino en polvo
– efervescente
– líquido

La vitamina C viene en dosis que oscilan entre 25 y 1.000 mg.

 

Cómo tomarla:

La mejor manera de tomar suplementos de vitamina C es de 2 a 3 veces al día, con las comidas, dependiendo de la dosis. Algunos estudios sugieren que los adultos deben tomar 250 – 500 mg dos veces al día para obtener algún beneficio. Hable con su médico antes de tomar más de 1.000 mg de vitamina C a diario y antes de darle vitamina C a un niño.

pastillas de medicinas

 

Precauciones:

– Debido a los posibles efectos secundarios e interacciones con los medicamentos, debe tomar suplementos dietéticos sólo bajo la supervisión de un profesional de servicios de salud bien informado.
– Los suplementos de vitamina C tienen un efecto diurético, es decir, ayudan al cuerpo a deshacerse del exceso de líquido, por lo que debe asegurarse de beber mucho líquido al tomarlos.
– La mayor parte de la vitamina C comercial está hecha de maíz. Las personas sensibles al maíz deben buscar fuentes alternativas, como la palma de sagú.
– La vitamina C aumenta la cantidad de hierro que se absorbe de los alimentos. Las personas con hemocromatosis, una enfermedad hereditaria en la que se acumula demasiado hierro en el cuerpo, no deben tomar suplementos de vitamina C.
– La vitamina C se considera generalmente segura porque el cuerpo se deshace de lo que no utiliza. Pero en dosis altas (más de 2.000 mg diarios) puede causar diarrea, gases o malestar estomacal. Si experimenta estos efectos secundarios, disminuya la dosis de vitamina C.
– Las personas con problemas de riñón deben hablar con su médico antes de tomar la vitamina C.
– Las personas que fuman o usan parches de nicotina pueden necesitar más vitamina C porque la nicotina hace que la vitamina C sea menos efectiva en el cuerpo.
– Los bebés nacidos de madres que toman 6.000 mg o más de vitamina C pueden desarrollar escorbuto de rebote porque su ingesta de vitamina C disminuye después del nacimiento. Si está embarazada, hable con su médico antes de tomar más de 1.000 mg de vitamina C.
– La vitamina C puede elevar los niveles de azúcar en la sangre en las personas con diabetes. En las mujeres mayores con diabetes, las dosis de vitamina C superiores a 300 mg por día se asociaron con un mayor riesgo de muerte por enfermedad cardíaca.
– Tomar vitamina C justo antes o después de la angioplastia puede interferir con la cicatrización.
– Si está recibiendo tratamiento para el cáncer, hable con su oncólogo antes de tomar vitamina C. La vitamina C puede interactuar potencialmente con algunos medicamentos de quimioterapia.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Descubre los beneficios del Noni

Delicioso y nutritivo: Consejos para una perspectiva saludable

Siguiente

Deja un comentario