Educación en el hogar: lo que ahora debe saber

| | ,

 

Muchos padres están probando por primera vez la educación en casa

 

Es un momento difícil para la educación, estoy acostumbrada a escuchar a familias que quieren educar en casa pero que no pueden hacerlo por problemas financieros o logísticos. Nunca pensé que en el transcurso de una semana, millones de familias se verían obligadas a educar en casa involuntariamente.

La educación en el hogar es difícil. La decisión de educar en casa no se toma a la ligera. Las familias tienen discusiones serias, sopesan varias opciones, y a menudo agonizan sobre si la educación en el hogar es el mejor ambiente para su hijo. El COVID-19 cambió ese cálculo. En las mesas de los comedores de todo el mundo, los padres se preguntan: “¿Y qué hacemos ahora?”

 

 


Hay investigaciones y trabajo de campo con familias que educan en casa y que creen que las escuelas tradicionales no son lugares de crianza para sus hijos. Las encuentran impersonales y mecánicas, con expectativas reducidas y estereotipos injustos. Sobre todo en EEUU hay  familias que están buscando cada vez más la educación en el hogar para proporcionar un entorno seguro y de aprendizaje. Sí, lo académico es importante, pero crear un espacio que sea atractivo, que respete a sus hijos y sus habilidades y, quizás lo más importante, que los mantenga seguros, es la prioridad número uno.

Las familias no deberían sentirse presionadas para intentar mantener, o incluso superar, el ritmo de progreso académico de su escuela tradicional. Es mucho más importante crear un lugar donde los niños puedan tener un respiro del espantoso mundo de afuera. Tratar de mantener a los niños comprometidos académicamente podría servir para alejarlos en un momento en que las familias pueden acercarse. Un par de horas al día de trabajo académico debería ser suficiente.

 

La decisión de educar en casa no es algo que se tome a la ligera… COVID-19 cambió ese cálculo.

 

Esta experiencia masiva de educación en el hogar puede ser vista como una oportunidad para que las familias se acerquen más. Sé que parece una locura ahora mismo cuando los padres se apresuran a teletrabajar desde casa o a cumplir con todos sus compromisos y se ajustan a la nueva normalidad. Pero en lugar de verlo como “tener” que estar con sus hijos durante el día escolar, véanlo como “conseguir” pasar un tiempo que nunca van a recuperar. Es una bendición disfrazada, pero  al fin y al cabo una bendición.

Y seamos claros, los niños van a aprender mucho en los próximos meses. Los padres tienen la capacidad de modelar un comportamiento ético cuidando a los vecinos y a los parientes mayores, practicando el distanciamiento social y haciendo los sacrificios que serán necesarios para hacer frente al coronavirus. Si podemos demostrar a nuestros hijos y explicarles que estamos tomando estas medidas para ayudar a proteger a las personas que son más vulnerables que nosotros, podemos imprimir lecciones masivas en el desarrollo moral que se quedarán en los niños mucho más tiempo que la mayoría de los contenidos académicos que trataríamos de enseñarles.

Los defensores de la educación en el hogar han hablado sobre “el regalo del tiempo”. El tradicional día escolar suele estar en desacuerdo con los ritmos de la vida familiar. En tiempos normales, muchos estudiantes salen de casa temprano por la mañana y se ocupan en actividades extraescolares sólo para llegar a casa y cenar antes de hacer los deberes e irse a la cama. Las familias no tienen la oportunidad de tener un tiempo de calidad, y los niños crecen antes de que los padres se den cuenta.

La educación en casa tiene como beneficios entre otros que es capaz de controlar sus horarios y poner en sus días mucho tiempo de vinculación familiar  no académica. Pueden entender los ritmos de sus hijos y hacer que trabajen en tareas específicas a la hora del día que sea mejor para ellos. Los niños pueden jugar al aire libre y  tiempo no estructurado para desarrollar sus propios juegos y satisfacer sus propias curiosidades. Los niños pueden dormir más cuando lo necesitan. Pueden tomar descansos cuando se sienten frustrados. Pueden ir a un rincón tranquilo y leer. La estandarización requerida para dirigir una escuela tradicional simplemente no permite nada de esto.

Si usted se siente  forzado a educar en casa contra su voluntad, lo siento. Es una carga increíble que hay que soportar, especialmente a la luz de todos los otros trastornos causados por el coronavirus. Pero nuestros hijos son lo primero. Podemos dejar que las circunstancias difíciles se lleven lo mejor de nosotros. O podemos permanecer fielmente en la brecha por un par de meses hasta que las cosas vuelvan a la normalidad.

 

Referencias: https://www.edweek.org/

Y Además…

Por favor si te ha gustado esta información, ayúdanos a que llegue a la mayor cantidad de personas. Sólo con hacer “click” en los botones de abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡ Gracias por tu ayuda !

Facebooktwitterpinterest
    Previous

    Confinados en casa: ¡los niños se aburren!

    Los padres están exhaustos tratando de trabajar y cuidar a los niños durante la pandemia

    Next

    Deja un comentario