Confinados en casa: ¡los niños se aburren!

| | ,

El cierre de las guarderías y de las escuelas ha enviado a los padres de todo el país a una  lucha para enseñar a sus hijos en casa, a menudo mientras hacen malabares con su teletrabajo y  obligaciones laborales a distancia.

 

niño aburrido

 

Por cada padre que entretiene  o hace manualidades con su hijo, hay otro que silencia a un niño gritón durante una teleconferencia  o que lo ha “aparcado” frente a un televisor de forma indefinida. Y puede ser un trabajo a tiempo completo simplemente vadear los elaborados planes de lecciones, las opciones de planes de estudio en línea etc…

Es hora de que los padres manejemos las expectativas cuando se trata de la educación en el hogar en este tiempo sin precedentes. Pero no olvidemos que son los expertos los que deberían enseñar a las familias  las necesidades educativas de sus hijos.

 

Nosotros, como padres, debemos detenernos y preguntarnos, ¿qué necesitan los niños en este momento?

 

 

De todas formas comparto en este artículo algunas ideas que pueden ser de utilidad o inspiración para actividades en su hogar:

El aburrimiento no tiene porqué ser malo del todo…

 

Hay muchos  padres que piden herramientas de entretenimiento online y actividades para el hogar. Y  padres que comparten por redes e internet sus horarios y cosas que hacen en casa. Todo esto está bien, pero a veces no hacer nada está bien también.

 

“…no hacer nada y tener un espacio vacío es bueno para su hijo. Y para ti.”

 

La clave puede ser la idea de que puede  estar bien que los niños se aburran durante un cierto tiempo.  Es prepararlos para la realidad, para la vida…

Los padres tampoco están formados como profesores, y si lo estuviesen  pueden estar demasiado cerca emocionalmente de sus cargos como para ser objetivos en el proceso de aprendizaje. Los médicos no suelen tratar a sus propios hijos por esta misma razón.

Los complejos horarios que a veces son creados por los padres son una manifestación del miedo y la ansiedad que el coronavirus ha desatado. Si bien algunos horarios y estructuras pueden ser tranquilizadores tanto para los niños como para los padres, se requiere que  sean realistas sobre lo que pueden y no pueden hacer ahora y cuando la vida vuelva a la normalidad.

¿Y qué pasa si su hijo quiere ver la televisión todo el día? . Para responder esta pregunta pienso que nos debemos hacer otra: ¿de qué actividades les quita el tiempo de pantalla? Los niños adictos a la televisión pueden no saber cómo llenar su tiempo con otra cosa. Guíalos sacando algunos juguetes o actividades y prestando atención a lo que les interesa. Dales espacio y tiempo. También otra medida que los padres pueden considerar es la posibilidad de invertir en tecnología de cámaras para vigilar a sus hijos mientras trabajan.

Hay muchos recursos y muy buenos,  que los padres tienen  a su alcance. “Pero no hacer nada y tener un espacio vacío también es bueno para su hijo. Y para ti.

 

Jugar es importante

Seguramente su hijo no complete la misma cantidad de trabajo que tenía en la escuela, pero podemos mantenerlos comprometidos en sus estudios. Pero no olvidemos que el aprendizaje sobre todo en niños pequeños , se basa en el juego.

También recuerda que el juego es un increíble reductor de estrés para los niños, especialmente cuando lo dirige y estructura un adulto. Por lo tanto preparemos un tiempo de “juego escolar” para los niños, cuando eligen actividades de aprendizaje.

El acto de equilibrar el trabajo y la crianza de los hijos es un dilema para las familias. Hay muchas familias que se enfrentan a la incertidumbre económica y el estrés debido a los despidos y preguntándose qué pasará cuando las facturas  venzan. La crisis del coronavirus  es especialmente estresante para los padres de niños con necesidades especiales, que encuentran especialmente difíciles los cambios en la rutina típica.

Consejo: El juego no tiene que ser difícil o complicado, y disminuye el estrés en los niños. Para las ideas, visita este enlace.

 

 

Sea  flexible en las rutinas

 

Los maestros de la escuela primaria, suelen pasar las primeras semanas del año escolar creando rutinas, y no simplemente académicas, porque están construyendo relaciones con los alumnos.

Los padres y los niños que ahora trabajan y aprenden en casa pueden beneficiarse de este enfoque. Dale a tus hijos tareas menos exigentes para empezar, y obsérvalos mientras se dedican sus deberes. Recuerden que lo que hace una buena educación en su mejor momento es ayudar a construir la autonomía, el sentido de pertenencia y la confianza en un niño.

Los humanos hemos estado aprendiendo en las familias mucho más tiempo del que hemos estado aprendiendo en las escuelas. Piensa en este tiempo como, ¿qué quiero que mis hijos aprendan y qué quiero aprender de ellos?.

Pensemos en establecer un ambiente de aprendizaje donde lo primero sea observar y escuchar para que podamos hacer ajustes inteligentes.

Seguramente como padre o madre también necesita su propio espacio para trabajar, así como tiempo libre para el doble reto de teletrabajar y ayudar a sus hijos a aprender. Esta es una de las razones por las que el horario de sus hijos no está diseñado para imitar la escuela, que tiene su propia estructura, rigor y red social. Ese tipo de entorno de aprendizaje no puede ser recreado rápidamente por las familias que de repente se encuentran confinadas en el hogar, y tratar de hacerlo puede provocar ansiedad y otros problemas familiares.

El aprendizaje se produce, cuando las personas no están totalmente cómodas, pero también cuando están preparadas, seguras, cuidadas y saben lo que se avecina.

 

Más contenido relacionado…

Por favor si te ha gustado esta información, ayúdanos a que llegue a la mayor cantidad de personas. Sólo con hacer “click” en los botones de abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡ Gracias por tu ayuda !

Facebooktwitterpinterest
    Previous

    10 formas en que la pandemia de coronavirus podría cambiar la vida tal como la conocemos

    Educación en el hogar: lo que ahora debe saber

    Next

    Deja un comentario