Tratar la educación como un bien público.

| |

La educación, para la mayoría de nosotros, es un bien público necesario y central en la tarea de construcción de la sociedad en general y, como el aire fresco, es necesaria para que nuestras comunidades cobren vida; no debería estar impulsada únicamente por la demanda del mercado de determinadas aptitudes, ni distraerse por el impacto, ciertamente perturbador, por ejemplo, de la Inteligencia Artificial. Esta forma de educación debería estar libre de las cadenas de la privación, y la educación “asequible”, es vital para asegurar el acceso incluso a los sectores más marginados de todos los países. Si bien el compromiso de aumentar el gasto público en educación  sigue siendo insuficiente en muchos lugares del mundo, dada la enormidad del desafío, se debería tratar  de un compromiso sin precedentes con el sector.

La política educativa, en esencia, debe tener como objetivo producir ciudadanos sensibles, creativos y rectos que estén dispuestos a tomar el camino menos transitado y cuyas “habilidades” profesionales soporten las revoluciones en el pensamiento y la tecnología.

 

educacion y aprendizaje

 

La educación no es una mercancía

Un menú de opciones proporcionado por el sector privado, que reduce la educación a la condición de un producto básico y considera nuestra demografía juvenil como capital humano, está siendo presentado como una panacea  para nuestros desafíos educativos. Esto es una falacia. Tenemos que ser  profundamente conscientes de que no hay ningún país desarrollado en el que el sector público no esté a la vanguardia de la expansión de la educación escolar y superior, en asegurar su inclusión y en establecer normas. Incluso muchas de las mejores  universidades privadas, creadas gracias a generosas dotaciones filantrópicas, funcionan en muchos casos como instituciones públicas que como privadas, debido a sus planes de becas y a la acción de ellas mismas como organismos que interactúan con los gobiernos y con la sociedad en general.

Como madre, me complace, por supuesto, que el objetivo declarado de muchos planes de educación sea “reintegrar” a los profesores como “los miembros más respetados de nuestra sociedad”. El empoderamiento de los maestros sigue siendo un mantra clave de la política, y se entiende que esto sólo puede lograrse asegurando su “sustento, respeto, dignidad y autonomía”, al tiempo que se garantiza la calidad y la rendición de cuentas.

Igualmente loable es el énfasis en el cuidado de la primera infancia y la escolarización en general. Las guarderías y la escuela primaria  siguen siendo la columna vertebral de un sistema de atención a la primera infancia.

Los planes de educación deben  reconocer sabiamente que una educación integral de las artes liberales ayudará a “desarrollar todas las capacidades de los seres humanos – intelectuales, estéticas, sociales, físicas, emocionales y morales – de manera integrada”.

 

La categorización en la educación

La preocupación en la educación universitaria, por la división entre, las universidades de enseñanza, universidades privadas,  y los colegios e institutos en la educación superior, formación profesional, media y superior. Pienso que una buena idea sería que los tipos de instituciones no sean de ninguna manera una categorización aguda y excluyente, sino que se encuentren a lo largo de un continuo. Pero la ventaja de estas divisiones, en sí mismas, no está clara ni intuitivamente ni analíticamente, dado que la enseñanza de alta calidad y la investigación de vanguardia coexisten cómodamente en la mayoría de las universidades de excelencia.

Tenemos que aspirar a  los más altos principios, no dejar que las posiciones académicas o programas sean intercambiados o dejar que la educación se convierta en otro negocio más.

 

Y además…

——————————————————————-

 

 

Por favor si te ha gustado esta información, ayúdanos a que llegue a la mayor cantidad de personas. Sólo con hacer “click” en los botones de abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡ Gracias por tu ayuda !

Facebooktwitterpinterest
    Previous

    Los padres están exhaustos tratando de trabajar y cuidar a los niños durante la pandemia

    ¿Podrían las vacunas antiguas contra otros gérmenes proteger contra COVID-19?

    Next

    Deja un comentario