Cómo superar al ratón Pérez y a la hada de los dientes

Nuestro hijo menor perdió su primer diente el día que cumplió seis años. Cuatro años después, todavía recuerdo con tanta claridad cómo ese pequeño diente, tan blanco y pequeño, causó tanto torbellino  y emoción.

Nuestro hijo ese día tenía mezclado emoción y sorpresa. Mostraba su sonrisa  y luego preguntó un poco preocupado: “¿Se caen otras cosas así?”

Su hermana pequeña estaba absolutamente asombrada, tirando de su brazo y mirando en su boca y suspirando.

Pero dejando de lado las emociones. Me había propuesto hacer unas actividades para el  hadas de dientes. Y esa misma noche con todo lo necesario y  los materiales a mano: cinta de doble cara, cartulina y una impresora . Comenzamos …

Después de imprimir, cortar, doblar y pegar, terminará con dos sobres y una pequeña nota. Uno está dirigido al hada de los dientes o al ratoncito Pérez (según la tradición que usted considere) y su hijo puede escribir un pequeño mensaje en la nota . El otro pequeño sobre, impreso en un amarillo alegre con estrellas mágicas adecuadas y una varita y una firma del propio hada de los dientes, es donde se guarda el dinero.

¡Fue perfecto en todos los sentidos!

Pero ahora me pregunto, ¿en qué  estábamos pensando? En retrospectiva, esto es dolorosamente obvio. Los niños no solo pierden un diente, ¿saben lo que digo? Y tenemos cuatro hijos, lo que significa que mantendríamos esta farsa elaborada (¡y cara!) Durante años .

Pero nos surgió un problema, cuando nuestra hijo perdió dos dientes en un lapso de tres días, y nos quedamos sin sobres y teníamos la impresora rota.

Afortunadamente, lo convencimos de que el sobre en el que el hada de los dientes había dejado el dinero, el amarillo, era el lugar perfecto para dejar su segundo diente en lugar de una nota.

Ahora a nuestro hijo mayor, de diez años, nos trajo un diente de leche que se le había caído, con una sonrisa en su rostro y un nuevo agujero en su boca. Lo pusimos en una pequeña bolsa y continuamos con el día, y lo olvidé por completo.

Hasta la mañana siguiente, cuando mi hijo entró en nuestra habitación, con la bolsita y los dientes en la mano.

“El hada de los dientes no vino”, dijo, con una mirada atenta.

Le devolví la mirada y él sonrió, sacudiendo la cabeza.

“¡Lo sabía!”

Admitiendo que sí, que estábamos dejando dinero para él, y no, no había ningún ratoncito Pérez o  pequeña hada mágica revoloteando en su habitación y lidiando con cambios relacionadas con los dientes. Él se rió y le dije que era muy inteligente.

Al salir por la puerta, se dio la vuelta y dijo..

“¿Todavía me darán dinero?”

ratoncito perez

Hada de los dientes Vs Ratoncito Pérez

En muchas partes del mundo, cuando un niño pierde un diente, el hada de los dientes viene a recogerlo y deja el dinero en su lugar.
Sin embargo, en los países hispanos tienen una tradición diferente.

Todo comenzó en 1894 en España cuando el pequeño hijo del rey perdió su primer diente. El rey, deseando marcar este evento especial, hizo que un sacerdote llamado Luis Coloma escribiera una historia para el niño sobre la pérdida de su diente. El sacerdote creó el personaje “Ratoncito Pérez”, también conocido como Pérez el ratón. La historia fue increíblemente exitosa y aún es muy querida por los niños hispanos. La traducción al inglés está aquí.

Curiosamente, mientras que muchos países hispanos usan un ratón similar, sus métodos varían. Por ejemplo, los niños en Argentina no ponen sus dientes debajo de la almohada, sino en un vaso de agua. Al parecer, la pequeña criatura se siente sedienta y estos niños considerados le ponen una bebida. Y en varios países se le conoce como el “ratón mágico” en lugar de simplemente Pérez.

 

Más contenido de la web…

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Plaza Toy Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *