enseñar a los niños sobre el dinero

Enseñar a los niños algunos conceptos sobre el dinero

By

Última actualización: octubre 1st, 2019 - 05:39 pm

Enseñando a los niños sobre el dinero

Tal vez estás criando a un avaro  o tal vez tienes un codicioso que piensa que el dinero crece en los árboles…

Enseñar a sus hijos sobre el dinero los ayudará a desarrollar buenos hábitos para el futuro.

Normalmente los niños aprenden de nuestros propios mensajes no hablados, y puede ser que   nosotros no demos siempre, el mejor ejemplo cuando se trata de finanzas personales. Para bien o para mal, la mejor manera de que nuestros hijos sean en un futuro, adultos con conocimientos financieros es comenzar jóvenes.

 

Puede comenzar (enseñando a su hijo) la responsabilidad financiera desde muy joven, si hay interés

Cuanto antes empezamos a hablar  de dinero, más natural se vuelve.

 

Aquí hay una serie de consejos útiles para ayudar a los padres a mostrarles a los niños cómo tomar decisiones de dinero inteligente:

 

Algunos consejos para comenzar:

Es posible que esté acostumbrado a cuidar a sus hijos, pero a medida que crecen, los padres también deben enseñarles a cuidar de sí mismos. Además de enseñarles muchas cosas en el ámbito doméstico , también es importante educar a sus hijos sobre el presupuesto y la administración del dinero.

● Dar a los niños pequeños dinero como asignación semanal, mensual…

La relación entre necesidades y deseos es un concepto importante que los niños deben entender. Enseñar a un niño sobre cómo administrar el dinero a una edad temprana los ayudará a comprender la diferencia entre las necesidades y los deseos y debería facilitar las conversaciones futuras sobre el dinero.

Una asignación de dinero, puede ser una buena manera de comenzar.  Luego discuta con el niño cómo planean gastar su dinero.

● Dé un buen ejemplo: Todos sabemos que los niños aprenden con el ejemplo; aprenden observando y, a menudo, imitando el comportamiento de sus padres. Nuestras actitudes y comportamiento tienen una gran influencia en nuestros hijos en muchas áreas de la vida y el dinero es una de ellas.

Cómo nosotros, como padres, nos acercamos al dinero; cómo lo gastamos, lo ahorramos, hablamos de ello, incluso nuestras actitudes tienen un efecto en la forma en que nuestros hijos ven el dinero.

● Comience joven. Incluso a los niños más pequeños les gusta aprender sobre el dinero, siempre que puedan verlo en acción. Enséñele a su hijo que las tiendas no solo le dan cosas; hágale ver que entrega el dinero para pagar y dígales lo duro que trabajó para ganarlo.

● ¿Sabe que los niños de 2 o 3 años pueden comenzar a aprender qué es el dinero, o al menos cómo lo usamos?

Puede comenzar a enseñarles a esta edad estableciendo tiendas de juegos y restaurantes durante el tiempo de juego. Es divertido y educativo para ellos también. A partir de los 4 años, su hijo puede “ganar” dinero de bolsillo y decidir, con su ayuda, por supuesto, cómo gastarlo.

● A medida que crecen sus niños, pídales que le ayuden a buscar  descuentos cuando hacen la compra.

● Incluir a los niños en la toma de decisiones. Es una buena idea incluir a los niños mayores (alrededor de 6-10) en la toma de decisiones financieras de algunos de sus hogares. Por ejemplo, explique por qué elige un artículo genérico sobre su rival de marca más caro.

Puede explicarle a su hijo cómo compara los precios antes de comprar los productos, o explicar las comparaciones de precios unitarios en los supermercados, por ejemplo, comprar grandes cantidades para ahorrar a largo plazo.

Trabaje la lista de compras con su hijo, mostrándole la importancia de planificar con anticipación y cómo puede ahorrar dinero y reducir el desperdicio.

● Deje que sus hijos cometan errores y no “lo rescate” si  gasta el dinero demasiado rápido y le pide más.

● Enséñele cómo establecer un presupuesto, pero no use el dinero para controlar el comportamiento de su hijo.

● En lugar de intentar explicar el concepto de ahorro a un niño, use ayudas visuales, como tablas de ahorro donde puedan trazar y ver su progreso a diario. O use algo tan simple  como frascos.

El frasco 1 es para gastar lo que quieran (con la aprobación de sus padres), el frasco 2 es para ahorrar para algo que quieren (como un juguete) y el frasco 3 es para futuro (enseñándoles responsabilidad a medio-largo plazo). Un cuarto frasco podría ser para caridad (enseñandoles la responsabilidad social con personas más desfavorecidas)

Veamos como se hace…

¡ Es fácil !    es tener tres frascos con las siguientes etiquetas:

  • Gasto : para comprar algo de inmediato
  • Ahorros , para un objetivo, por ejemplo, ahorrar para un juguete, libro o camiseta deportiva. Explíquele a su hijo por qué es importante ahorrar y muéstreles cómo pueden hacerlo acordando juntos un objetivo de ahorro. Haga que calculen cuál es el costo del artículo para el que están ahorrando y cuánto tiempo les llevaría ahorrar, en función de cuánto dinero  obtienen.
  • Futuro : este es dinero que se guarda y no se puede tocar hasta un momento acordado en el futuro, tal vez un fondo anual de vacaciones.  Enseñarle a su hijo la importancia de guardar un poco para un evento especial o un día lluvioso es un manera fantástica de que estén preparados para lo que pueda suceder en el futuro.
  • Caridad : considere enseñar a su hijo desde pequeño la solidaridad y responsabilidad social que todos debemos tener. Este dinero se puede emplear en asociaciones para el bienestar social, humano, y ecológico.

Cada vez que su hijo recibe dinero, puede decidir cuánto le gustaría poner en cada frasco. Con el tiempo, su hijo comenzará a comprender cómo administrar el dinero y estará listo para el siguiente paso, abriendo su propia cuenta bancaria.

Depende del padre lo que gana el niño, y qué porcentaje de eso debe asignarse a cada frasco. Su hijo verá crecer el dinero o disminuirá a medida que ahorre y gaste.

● Enseñar  a ahorrar y hacer ver a nuestros hijos las muchas ventajas que tiene el ahorro como financiación propia de cualquier inversión que necesitemos hacer.

● Metas a largo plazo. A partir de los 11 años, puede enseñarle a su hijo sobre  los intereses y cómo se aplica a los ahorros y préstamos. Su hijo puede comenzar a establecer objetivos de ahorro a más largo plazo, por ejemplo, en lugar de que el niño compre una barra de chocolate todos los días, podría ahorrar ese dinero para comprar un iPod.

El objetivo puede parecer inalcanzable para ellos, así que quizás señale otros ‘ingresos’ que podrían incluir en su plan de ahorro, por ejemplo, dinero de cumpleaños, etc. para alentarlos activamente a ahorrar.

● Hágalo  divertido.  Por ejemplo, cuando planifique su próximo día en familia, dé a sus hijos la oportunidad de participar en la elección de dónde ir. Intenta limitar la elección a dos o tres lugares diferentes. Dales la cantidad total que tienes disponible para gastar y discute los pros y los contras de cada uno, sopesando el costo involucrado y la importancia de priorizar lo que es más importante para ellos.  Otra posibilidad divertida es hacer  un juego. Sin darle dinero “real” a los niños pero por ejemplo  jugando al monopoli u otros juegos de mesa parecidos.

● Haga que sus hijos cuando más o menos sean adolescentes; lean un libro básico sobre inversiones.

● Recompense los esfuerzos de ahorro de dinero de los niños pequeños. Es natural que los niños pierdan interés en ahorrar su dinero o se frustren cuando quieran comprar algo de inmediato sin tener suficiente ahorro. Puede alentarlos a continuar ahorrando acordando igualar la cantidad que han ahorrado durante un par de semanas y así ayudarlos a alcanzar su objetivo.

● Abrir una cuenta de ahorros. Puede ser una buena idea ayudar a su hijo a abrir una cuenta infantil. Los bancos,  ofrecen cuentas para niños.Las cuentas de los niños suelen ser fáciles de usar y no tienen cargos. Una vez que se abre la cuenta, puede alentar a su hijo a depositar dinero de sus frascos de ahorro en su cuenta cada semana.

● Presupuestos.  A partir de los 12 años, puede explicar los beneficios de presupuestar los gastos diarios y los gastos imprevistos que puedan surgir.

Puede explicar las diferencias entre necesidades y deseos. Puede proporcionar un préstamo a corto plazo a su hijo para un artículo en particular y cobrar un pequeño interés para resaltar cómo funcionan los préstamos.

Puede hacer algún trabajo de proyecto junto con sus hijos para ver cuánto podría costarle su préstamo de vacaciones con diferentes proveedores financieros. ¿Puede su familia permitirse esas vacaciones? Discuta cuáles podrían ser las repercusiones si no puede hacer los pagos de un préstamo.

 

 

Como resumen: Haga un presupuesto, viva dentro de sus posibilidades y demuestre a sus hijos que usted controla su dinero, no el dinero o las necesidades financieras la controlan a usted. Esa lección… No tiene precio.

 

 

 

Artículos relacionados  Cómo enseñar habilidades para contar dinero
Artículos relacionados  Cuestión de dinero: Cómo decir "no" a sus hijos

Más contenido…

Facebooktwitterpinterest

DEJA UN COMENTARIO

Your email address will not be published.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Últimos post

Hot News