¿Qué es la Atención Temprana?

| |

La Atención  temprana se refiere a los servicios que se hacen o entregan a niños de 0 a seis  años , en los que se descubre que tienen o están en riesgo de desarrollar una condición de discapacidad u otra necesidad especial que pueda afectar su desarrollo.

La atención o intervención temprana puede enfocarse en remediar problemas de desarrollo existentes o prevenir el que ocurran.

Los servicios de atención o estimulación temprana se enfocan sólo  en el niño y la familia, juntos.

Los programas de atención temprana pueden basarse en ejercicios y materiales en la escuela, en el hogar, en el hospital o en una combinación de todos.

Los servicios van desde la identificación (como los servicios de detección y derivación) hasta los programas de intervención  directa.

La atención  temprana puede comenzar en cualquier momento entre el nacimiento y los pocos años de edad del niño. Sin embargo, hay muchas razones para que comience tan pronto como sea posible.

 

¿Por qué  de la atención temprana?

 

Hay tres razones principales para la atención temprana con un niño excepcional: mejorar el desarrollo del niño, brindar apoyo y asistencia a la familia y maximizar el beneficio del niño y la familia para la sociedad.

La investigación sobre desarrollo infantil ha establecido que la tasa de aprendizaje y desarrollo humano es más rápida en los años preescolares. El momento de la intervención se vuelve particularmente importante cuando un niño corre el riesgo de perder la oportunidad de aprender durante un estado de máxima disposición. Si no se aprovechan estos momentos más fáciles de enseñar o las etapas de mayor preparación, un niño puede tener dificultades para aprender una habilidad en particular en un momento posterior.

Los servicios de atención temprana también tienen un impacto significativo en los padres y hermanos de un bebé o niño excepcional. La familia de un niño pequeño y excepcional, en ocasiones puede sentir  decepción, aislamiento social, estrés añadido, frustración e impotencia. El estrés compuesto de la presencia de un niño excepcional puede afectar el bienestar de la familia e interferir con el desarrollo del propio niño. La atención temprana puede dar como resultado que los padres tengan mejores actitudes  sobre ellos mismos y sobre sus hijos, información y habilidades mejoradas para enseñar a sus niños y más tiempo libre para el ocio y el empleo.

Una tercera razón para intervenir o atender temprano es que la sociedad obtendrá los máximos beneficios. Los mayores logros educativos y de desarrollo del niño y la menor dependencia de las instituciones sociales, la mayor capacidad de la familia para hacer frente a la presencia de un niño excepcional y tal vez la mayor elegibilidad del niño para el empleo, proporcionan beneficios tanto económicos como sociales.

 

¿La atención temprana es realmente efectiva?

 

Después de casi 50 años de investigación, existen pruebas, tanto cuantitativas (basadas en datos) como cualitativas (informes de padres y maestros), de que la atención temprana aumenta los logros de desarrollo y educación del niño, mejora el funcionamiento de la familia, y cosecha beneficios a largo plazo para la sociedad. Se ha demostrado que la atención temprana hace que el niño:

(a) necesite menos educación especial y otros servicios de habilitación (más adelante en la vida); (b) pueden cursar sus estudios con normalidad y repetir cursos con menos frecuencia; y (c) en algunos casos es indistinguible los niños con necesidades especiales ( después de la estimulación temprana) del resto de  sus compañeros de clase .

 

 

¿Hay características críticas  para considerar  la atención temprana?

 

Si bien se han realizado muy pocos intentos para determinar las características críticas de los programas de atención temprana efectivos, hay algunos factores que están presentes en la mayoría de los estudios que reportan la mayor efectividad. Estas características del programa pueden ser: (a) la edad del niño en el momento de la intervención; (b) participación de los padres; y (c) la intensidad y / o la cantidad de estructura del modelo del programa.

.-  Muchos estudios y libros,  informan que cuanto antes la intervención, más efectiva es. Con la intervención al nacer o poco después del diagnóstico de una discapacidad o factores de alto riesgo, las ganancias del desarrollo son mayores y la probabilidad de desarrollar problemas se reduce .

.-  La participación de los padres en el tratamiento de sus hijos también es importante. Los datos muestran que los padres de niños discapacitados  en edad preescolar necesitan el apoyo y las habilidades necesarias para hacer frente a las necesidades especiales de sus hijos.

.-  Ciertas características «estructurales» también están relacionadas con la efectividad de la atención temprana, independientemente del modelo de plan de estudios empleado. Los programas exitosos son más estructurados que los de menos éxito . Es decir, los beneficios máximos se dan  en los programas que: (a) especifican claramente y con frecuencia supervisan los objetivos de comportamiento del niño y la familia; (b) también identifican con precisión el comportamiento y las actividades de los docentes ; (c) utilizan procedimientos de análisis de tareas; y (d)  regularmente evalúan al  niño y los datos de progreso para modificar la instrucción o el programa de intervención si fuese necesario. Además de la estructura, la intensidad de los servicios, parece afectar los resultados. También  la instrucción individualizada y los servicios para satisfacer las necesidades de los niños aumentan la efectividad. Esto no necesariamente significa instrucción uno a uno. Más bien  sería que las actividades grupales estén estructuradas para reflejar las necesidades de instrucción de cada niño.

 

PlazaToy


Contenido de la web…

Fábulas para niños
Facebooktwitterpinterest
Anterior

Algunas cosas que los padres de niños con discapacidad deben conocer

¿Tiene su hijo siempre el teléfono móvil en la mano?

Siguiente

Deja un comentario