Cómo el cariño y la amabilidad ayudan a sus hijos

| |

n estudio de UCLA dice que el cariño y la amabilidad incondicionales de los padres pueden hacer que los niños sean emocionalmente más felices . Esto sucede porque su cerebro realmente cambia como resultado del cariño y afecto.
Por otro lado, el impacto negativo del abuso infantil y la falta de afecto afecta a los niños tanto mental como físicamente . Y puede llevar a todo tipo de problemas de salud y emocionales a lo largo de sus vidas. Lo que es realmente fascinante es que los científicos creen que el cariño y amabilidad de los padres puede proteger a las personas contra los efectos dañinos del estrés infantil.

Otro estudio de la Universidad de Notre Dame mostró que los niños que reciben cariño de sus padres eran más felices de adultos. Más de 600 adultos fueron encuestados sobre cómo fueron criados, incluyendo la cantidad de afecto y cariño físico que tenían y habían recibido.
Los adultos que dijeron haber recibido más afecto en la infancia mostraron menos depresión y ansiedad. Y en general fueron más educados, tolerantes y compasivos. Aquellos que tuvieron menos afecto lucharon con la salud mental, estaban más molestos en situaciones sociales y mostraron  menos capacidad para relacionarse con otras personas.

Los niños desde que son bebés necesitan muchos y diferentes estímulos sensoriales  para un desarrollo normal. Requieren contacto piel con piel, abrazos físicos, mucho contacto ocular y hablar con ellos. Todo esto les ayudará a desarrollar un cerebro sano.

Cómo podemos ser cariñosos con nuestros hijos

1.- Alimente a su bebé cuando tenga hambre y recójalo cuando llore. De esta manera les estás enseñando que el mundo es un lugar seguro. Esto les ayudará a crecer sintiéndose queridos y confiados.

2.- Acuéstese al lado de tu bebé en la cama y hable, cante, bese, susurre o léales diariamente.

3.- Aproveche cada oportunidad a lo largo del día para  jugar con ellos.

Los mimos tienen un gran impacto en su vida posterior de nuestros niños. Pocas cosas son mejores para su hijo que los momentos de afecto físico. La falta de cariño puede hacer que se sientan aislados y solos, lo que les llevará a problemas de confianza en el futuro.

4.- Presta atención y escucha realmente a ellos. Sea alentador con palabras amables sobre sus opciones. Darles un elogio afectuoso les ayudará a valorar la positividad, y será más probable que se conviertan en adultos positivos.

5.- Dele a su niño pequeño con mimos, besos, palmaditas en la espalda y las manos, en casa y en público. Todas estas cosas las harán seguras con ellas mismas, tanto con la familia como con los amigos, pero también con extraños, ayudando a construir su confianza.

6.- Juega con ellos y felicítalos cuando hagan las cosas bien. Enseñarles que tocar es divertido introduce la idea de que el afecto es más que solo abrazar a mamá. Les proporcionará la confianza para ser ellos mismos socialmente en el futuro.

Unos padres cariñosos le dan al niño coraje para cometer errores y aprender de ellos, en lugar de temerlos. Se trata de darles experiencias que los ayuden y se sientan capaces, competentes y aceptados.

7.- Diviértete riendo, jugando y compartiendo. Los niños cuando son pequeños  “deletrean el amor como tiempo”. Así que muéstrales a los niños que los amas dándoles un montón de esto.

8.- Se impredecible. Dígale a su hijo que lo quiere durante la cena, cuando conduzca en el automóvil o cuando lo haga reír, (no lo vincule con los éxitos y logros). Si el amor no depende de los logros, se sentirán más seguros de sí mismos y basarán las relaciones futuras con los demás en lo que son como personas, no en lo que han logrado.

9.- Acuérdate  de que tus brazos estén siempre abiertos de forma cariñosa. Se convertirán en una poderosa manta de seguridad que cambiará la vida.

Incluso cuando los niños llegan a la adolescencia, el afecto sigue siendo importante. La falta de afecto a esta edad podría dejarlos incapaces de dar o recibir afecto en el futuro.

10.- Sea específico con sus elogios. En lugar de decir “Ese dibujo es bonito, cariño”, di: “Ese dibujo del barco es genial. Me encantan los detalles que has puesto en el cielo ”. Esto mostrará que estás interesado en cada logro.

11.- Reserve diez minutos al día para leer, conversar, escuchar o para discutir sobre los planes para el futuro con sus hijos. Algunas veces pueden ser reacios, pero esto no es porque no quieren decírtelo.

12.- Los adolescentes se alejan de los abrazos. Reemplácelos con  revolver su pelo, dárles palmaditas en la espalda o simplemente pasando un buen rato con ellos.

 

 

Por favor si te ha gustado esta información, ayúdanos a que llegue a la mayor cantidad de personas. Sólo con hacer “click” en los botones de abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡ Gracias por tu ayuda !

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Guía para un viaje familiar por carretera

65 Entrantes de conversación para una cena familiar

Siguiente

Deja un comentario