Las cabras y sus barbas

| |

 

Las cabras, que habían obtenido su barba por una petición a Zeus, produjo que los cabros quedaran profundamente disgustados y se quejaban de que las hembras los igualaran en dignidad.

–Permítales–dijo Zeus, –de que ellas disfruten de un honor vacío y de que asuman la insignia de su noble sexo, en tanto que ellas no los igualarán a ustedes en fuerza o coraje.–

 

No importa si otros se parecen exteriormente a nosotros, si conocemos muy bien las diferencias en las cualidades interiores.

 

Lee más…

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El saltamontes y el búho.

El asno y el caballo de guerra

Siguiente

Deja un comentario