La montaña por dar a luz

| |

 

Una montaña estuvo enormemente agitada una vez.

Ruidos y  gemidos fuertes fueron oídos, y muchedumbres de  personas vinieron de todas partes para ver que era lo que ocurría.

Mientras ellos estaban a la expectativa, pensando que habría una calamidad terrible, lo que de pronto salió fue un ratón.

 

No siempre mucho ruido indica una gran acción.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El asno juguetón

El roble y las cañas

Siguiente

Deja un comentario