El asno y el viejo pastor

| |

 

Un pastor, mirando a su asno que se alimentaba en un prado, fue alarmado de repente por los gritos del enemigo. Él apeló al asno para huir rápido de allí junto con él, no fuera que ambos pudieran ser capturados, pero el animal perezosamente contestó:

-¿Por qué debería correr yo? ¿Piensa usted que probablemente el asaltante colocará en mí dos juegos de sillas?-

-No- contestó el pastor.

-Entonces,- dijo el asno, -mientras llevo la silla, ¿qué me  importa a quien llevo encima?-

En un cambio de gobierno, un cambio sin importancia no va más allá del cambio de nombre del mandatario.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El roble y las cañas

El cuervo y la jarra

Siguiente

Deja un comentario