El león enamorado de la hija del labrador

| |

 

 

Se había enamorado un león de la hija de un labrador y la pidió en matrimonio.

 

Y no podía el labrador decidirse a dar su hija a tan feroz animal, ni negársela por el temor que le inspiraba.

 

Entonces ideó lo siguiente: como el león no dejaba de insistirle, le dijo que le parecía digno para ser esposo de su hija, pero que al menos debería cumplir con la siguiente condición:

 

que se arrancara los dientes y se cortara sus uñas, porque eso era lo que atemorizaba a su hija.

 

El león aceptó los sacrificios porque en verdad la amaba.

 

Una vez que el león cumplió lo solicitado, cuando volvió a presentarse ya sin sus poderes, el labrador lleno de desprecio por él, lo despidió sin piedad a golpes.

 

Nunca te fíes demasiado como para despojarte de tus propias defensas, pues fácilmente serás vencido por los que antes te respetaban.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Las ranas y el pantano seco

El león, Prometeo y el elefante

Siguiente

Deja un comentario