El labrador y el águila

| |

 

 

Encontró un labrador un águila presa en su cepo, y, seducido por su belleza, la soltó y le dio la libertad.

 

El águila, que no fue ingrata con su bienhechor, viéndole sentado al pie de un muro que amenazaba derrumbarse, voló hasta él y le arrebató con sus garras la cinta con que se ceñía su cabeza.

 

Se levantó el hombre para perseguirla. El águila dejó caer la cinta; la tomó el labriego, y al volver sobre sus pasos halló desplomado el muro en el lugar donde antes estaba sentado, quedando muy sorprendido y agradecido de haber sido pagado así por el águila.

 

 

Siempre debemos ser agradecidos con nuestros bienhechores y agradecer un favor con otro.

 

 

Hermes y el leñador

El enfermo y su doctor

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El orador Demades

La carreta de Hermes y los malvados

Siguiente

Deja un comentario