El deudor ateniense

| |

 

 

Un ateniense endeudado, apremiado por su acreedor para que le pagara su deuda, le pidió a éste que le concediera un corto plazo con el pretexto de que se hallaba en apuro; mas no logrando convencerle, trajo la única marrana que poseía, disponiéndose a venderla en presencia de su acreedor.

 

Llegó un comprador preguntando si la marrana era fecunda.

 

-Tan fecunda es – respondió el deudor- que hasta es extraordinaria: en los Misterios pare hembras y en las Panateneas pare machos.

 

-¡No te asombres tanto aún, porque esta marrana, además, te dará cabritos en las Dionisíacas!

 

La desesperación es causa de grandes mentiras.

 

 

Y además….

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Zeus y las abejas

Zeus, los animales y los hombres

Siguiente

Deja un comentario