Los buenos líderes… ¿nacen o se hacen?

| |

Todos conocemos a alguien, ya sea en el lugar de trabajo o en nuestros círculos sociales, que parece ser un «líder natural»: alguien que automáticamente se hace cargo de un grupo de personas con autoridad y confianza; quien motiva fácilmente a las personas a hacer cosas y quien inspira confianza y respeto. Estas personas son muchas veces admiradas y envidiadas, tanto por sus habilidades de liderazgo como por sus posiciones naturales de autoridad.

Todos queremos ser buenos líderes, tener la capacidad de hacer que otros nos sigan y hagan de buena gana lo que queremos que hagan, pero la pregunta es, ¿puedes convertirte en uno o tienes que nacer de esa manera?

La teoría del liderazgo de Bass-Burns sugiere que hay 3 formas en que se crean líderes:

  1. Las personas pueden elegir convertirse en líderes aprendiendo habilidades de liderazgo (Teoría del liderazgo transformacional)
  2. Las personas pueden ser empujadas a una posición de liderazgo, debido a una crisis o evento importante, y esto pone de manifiesto cualidades extraordinarias de liderazgo en una persona común (teoría de los grandes eventos)
  3. Las personas pueden nacer con rasgos que los conducen naturalmente a roles de liderazgo (Teoría de los rasgos)

 

Habilidades adquiridas

Además de los rasgos de carácter,  hay otras cualidades asociadas con el liderazgo que no están necesariamente vinculadas a la personalidad; de hecho, son habilidades que se pueden aprender y desarrollar como cualquier otra. Las buenas habilidades de oratoria, por ejemplo, es algo que en muchas ocasiones caracteriza a un líder fuerte; y esta es una habilidad concreta que puede enfocarse, desarrollarse y practicarse. Las buenas habilidades de comunicación son algo más que se pueden aprender y practicar de manera efectiva y fácil.

En cierto sentido, las habilidades y cualidades de liderazgo pueden desarrollarse simplemente a través de las experiencias y situaciones en las que nos podemos ver obligados, por ejemplo, a asumir responsabilidades. Esta es una razón por la cual crear tales oportunidades es importante para desarrollar cualidades de liderazgo en niños y adultos jóvenes.

Si lo piensa, todos tenemos que tomar decisiones todos los días, y con ello tener la capacidad de tomar el control de una situación, sopesar los pros y los contras y asumir riesgos calculados, y estas son esencialmente las mismas habilidades que un buen líder debe tener . Quizás el potencial para ser un buen líder está en todos nosotros. Sí, a algunos de nosotros nos puede resultar más fácil desarrollar ese potencial, pero todos podemos lograr un buen liderazgo a través de un proceso continuo de autodesarrollo, educación, capacitación y experiencia.

 

Habilidades naturales

Los astrólogos creen que las cualidades de liderazgo se dan al nacer; por ejemplo, creen que las personas nacidas bajo el signo zodiacal de Aries son «líderes naturales» y tienden a caer en posiciones de liderazgo cuando son adultos.

Ciertamente, no hay duda de que algunas personas nacen con ciertos rasgos y características personales que les facilitan inspirar e influenciar a otros.

Las personas seguras, por ejemplo, son más atractivas; aquellos con impulso y determinación crean un ímpetu que otros encuentran fácil de seguir; aquellos con empatía y buenas habilidades de comunicación, un genuino gusto por las personas y la capacidad de seguir con ellos, incluso en situaciones estresantes, generan respeto y afecto por parte de los demás; aquellos que son competentes y fríos bajo presión ganan confianza, respeto y admiración.

Finalmente, hay un buen carisma anticuado, ese importante «factor X», que le brinda la capacidad natural de influir en los demás y ordenarles. Sin embargo, hay quienes nacen con los rasgos anteriores que pueden no desarrollarlos adecuadamente o usarlos adecuadamente y, por lo tanto, no necesariamente pasar a posiciones de liderazgo.

 

 

Por el contrario, hay quienes pueden no nacer con todas las cualidades de liderazgo requeridas, y aun así logran adquirirlas a través del desarrollo personal y la práctica. Por ejemplo, se sabe comúnmente que se puede aprender y asumir la confianza; También se pueden cultivar otros rasgos, como la empatía, y este es el enfoque de muchos programas modernos con el objetivo de mejorar su ‘inteligencia emocional’ .


Más contenido…

Facebooktwitterpinterest
Anterior

5 consejos para mejorar la salud física

Los 10 Mejores Superalimentos para el Otoño

Siguiente

Deja un comentario