EL NIÑO Y LA JARRA DE GOLOSINAS

| |

A un niño se le dio permiso para meter su mano en una jarra para conseguir algunas golosinas. Pero tomó un puñado tan grande que no pudo sacar su mano de la jarra. Allí se quedó, sin querer renunciar a una sola golosina y, sin embargo, incapaz de sacarlos a todos a la vez. Enfurecido y decepcionado se echó a llorar.

“Mi niño”, dijo su madre, “siéntete satisfecho con la mitad de las chuches que tomaste y fácilmente podrás sacar tu mano. Entonces tal vez tengas algunas más par algún otro momento «.

No intentes demasiado a la vez.

 

Más contenido…

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El Cascabel al Gato

EL BUEY Y LAS RUEDAS

Siguiente

Deja un comentario