La paloma y la hormiga

| |

 

 

Obligada por la sed, una hormiga bajó a un manantial, y arrastrada por la corriente, estaba a punto de ahogarse.

 

Viéndola en esta emergencia una paloma, desprendió de un árbol una ramita y la arrojó a la corriente, montó encima a la hormiga salvándola.

 

Mientras tanto un cazador de pájaros se adelantó con su arma preparada para cazar a la paloma. Le vio la hormiga y le picó en el talón, haciendo soltar al cazador su arma. Aprovechó el momento la paloma para alzar el vuelo.

 

 

Siempre corresponde en la mejor forma a los favores que recibas. Debemos ser siempre  agradecidos.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El cisne y su dueño

La comadreja y la lima

Siguiente

Deja un comentario