El cisne y su dueño

| |

 

 

Se dice que los cisnes cantan justo antes de morir. Un hombre vio en venta a un cisne, y habiendo oído que era un animal muy melodioso, lo compró.

 

Un día que el hombre daba una cena, trajo al cisne y le rogó que cantara durante el festín. Mas el cisne mantuvo el silencio.

 

Pero un día, pensando el cisne que ya iba a morir, forzosamente lloró de antemano su melodía. Al oírle, el dueño dijo:

 

–Si sólo cantas cuando vas a morir, fui un tonto rogándote que cantaras en lugar de inmolarte.

 

Muchas veces sucede que tenemos que hacer a la fuerza lo que no quisimos hacer de voluntad.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

La cabra y el cabrero

La paloma y la hormiga

Siguiente

Deja un comentario