La alondra sepultando a su padre.

| |

 

La alondra (según una leyenda antigua) fue creada antes que la tierra misma, y cuando su padre murió, como no había ninguna tierra, no podía encontrar ningún lugar para su entierro. Ella lo dejó sin enterrar durante cinco días, y al sexto día, no sabiendo que más hacer, lo sepultó en su propia cabeza. De ahí ella obtuvo su cresta, que popularmente se dice que es el montículo de la tumba de su padre.

Honremos siempre a nuestros progenitores

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El búho y las aves

El cazador y el jinete ladrón

Siguiente

Deja un comentario