Las moscas

| |

 

 

De un panal se derramó su deliciosa miel, y las moscas acudieron ansiosas a devorarla. Y era tan dulce que no podían dejarla. Pero sus patas se fueron prendiendo en la miel y no pudieron alzar el vuelo de nuevo. Ya a punto de ahogarse en su tesoro, exclamaron:

 

— ¡Nos morimos, desgraciadas nosotras, por quererlo tomar todo en un instante de placer!

 

 

Toma siempre las cosas más bellas de tu vida con serenidad, poco a poco, para que las disfrutes plenamente. No te vayas a ahogar dentro de ellas.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Fábula: El murciélago y el jilguero

El nogal

Siguiente

Deja un comentario