La zorra y la serpiente.

| |

 

 

Se encontraba una higuera a la orilla de un camino, y una zorra vio junto a ella una serpiente dormida.

 

Envidiando aquel cuerpo tan largo, y pensando en que podría igualarlo, se echó la zorra a tierra al lado de la serpiente e intentó estirarse cuanto pudo. Tanto esfuerzo hizo, hasta que al fin, por vanidosa, se reventó.

 

 

No imites a los más grandes, si aún no tienes las condiciones para hacerlo.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El águila, el cuervo y el pastor.

La zorra y la careta vacía.

Siguiente

Deja un comentario