El orador Demades

| |

 

 

El orador Demades hablaba un día a los ciudadanos de Atenas, mas como no prestaban mucha atención a su discurso, pidió que le permitieran contar una fábula de Esopo. Concedida la demanda, empezó de este modo:

 

-Demeter, la golondrina y la anguila viajaban juntas un día; llegaron a la orilla de un río; la golondrina se elevó en el aire, la anguila desapareció en las aguas.. -y aquí se detuvo el orador.

 

-Y ¿Demeter..?-le gritaron-. ¿Qué hizo…?

 

-Demeter montó en cólera contra vosotros- replicó, porque descuidáis los asuntos de Estado para entreteneros con las
fábulas de Esopo.

 

Eso sucede entre la gente: prefieren darle atención únicamente al placer dejando de lado las cosas realmente necesarias. Cuidémonos de no caer en ese error. Compartamos equilibradamente el deber y el placer.

 

El enfermo y su doctor

Hermes y el leñador

La pantera y los pastores

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Los ladrones y el gallo

El labrador y el águila

Siguiente

Deja un comentario