El labrador y el árbol

Fábulas Esopo

[amazon box=»8431671645,8417552685,8418353279″ grid=»3″]

[amazon box=»846830879X,8467742070,8491050795″ grid=»3″]

[amazon box=»8417127003,8497868811,8467840072″ grid=»3″]

Fábulas para niños

[amazon box=»846830879X,8490377626,8490377618″ grid=»3″]

Tienda Kindle

[amazon box=»B00KH58C9O,B08TQ4NNGL,B08RDB6H59″ grid=»3″]

[amazon box=»B0066D2SV4,B00WSMHFOC,B08TQ4NNGL» grid=»3″]

 

 

En el campo de un labriego había un árbol estéril que únicamente servía de refugio a los gorriones y a las cigarras ruidosas.

 

El labrador, viendo su esterilidad, se dispuso a abatirlo y descargó contra él su hacha.

 

Suplicáronle los gorriones y las cigarras que no abatiera su asilo, para que en él pudieran cantar y agradarle a él mismo. Más sin hacerles caso, le asestó un segundo golpe, luego un tercero.

 

Rajado el árbol, vio un panal de abejas y probó y gustó su miel, con lo que arrojó el hacha, honrando y cuidando desde entonces el árbol con gran esmero, como si fuera sagrado.

 

 

Mucha gente hay que hace un bien sólo si de él recoge beneficio, no por amor y respeto a lo que es justo. Haz el bien por el bien mismo, no porque de él vayas a sacar provecho.

 

Facebooktwitterpinterest

Deja un comentario