El hombre rico y el curtidor

| |

 

Un hombre rico se mudó a vivir cerca de un curtidor, e incapaz de aguantar el olor desagradable de la curtiduría, presionó a su vecino para que se marchase de la vecindad.

El curtidor aplazaba su salida una y otra vez, diciendo siempre que él se marcharía pronto. Pero como todavía se seguía quedando y no se marchaba, con el paso del tiempo, el hombre rico se acostumbró al olor, y no sintiendo ya más la molestia, no hizo de nuevo ninguna queja adicional.

 

La persistencia de una situación dada, la llega a hacer imperceptible.

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El bufón y el campesino

Las zorras a orillas del río Meandro

Siguiente

Deja un comentario