El camello y su conductor

| |

 

 

Un conductor de camellos, después de completar la carga de su camello, le preguntó que le gustaría más: subir la colina o bajarla. La pobre bestia contestó, con muy buena razón:

–¿Por qué me lo pregunta? ¿Es que el camino plano por el desierto está cerrado?–

 

Burlarse del débil, creyéndole ignorante, no es una noble actitud.

 

 

Sigue leyendo…

El perro de pelea y los perros sencillos

La mosca

El murciélago y las comadrejas

El médico ignorante

El adivino

Hermes y el escultor

El deudor ateniense

El labrador y la cigüeña

El venado, el lobo y la oveja

Los monos y los dos viajeros

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Los dos soldados y el ladrón

El hombre calvo y la mosca

Siguiente

Deja un comentario