Dispraxia en niños: 5 causas, 12 síntomas y 3 tratamientos que debe conocer

| |

 

¿Le cuesta a su niño subir y bajar las escaleras de manera constante? ¿Le resulta difícil a su querido pequeño realizar actividades normales para su edad, como vestirse y escribir alfabetos? Si asintió con preocupación, su niño podría estar sufriendo de dispraxia. Lea nuestra publicación para conocer las causas, síntomas y tratamientos de la dispraxia en niños pequeños.

¿Qué es la dispraxia en los niños pequeños?

La dispraxia en niños pequeños es un trastorno del desarrollo de coordinación (TDC) . Los niños normalmente tienen la capacidad de realizar actividades simples, como sentarse, caminar y hablar a medida que crecen. Sin embargo, los que padecen TDC carecen de coordinación entre su mente y cuerpo para llevar a cabo su actividad coordinada. Por ejemplo, incluso si el niño piensa en levantarse y caminar, el cerebro no puede enviar las instrucciones necesarias a su cuerpo para realizar las acciones necesarias.

Aunque los niños con TDC tienen una inteligencia normal, pueden parecer torpes. Por tanto , TDC también es popular como “síndrome del niño torpe”. T DC puede ser muy frustrante.

Causas de la dispraxia en niños pequeños:

La causa de la dispraxia aún no está clara. Sin embargo, los investigadores médicos creen que el TDC ocurre debido a problemas de desarrollo en el sistema de procesamiento de información del cerebro. Los siguientes factores aumentan el riesgo del trastorno en los niños pequeños:
  1. Un parto prematuro
  2. Bajo peso al nacer
  3. Abuso de alcohol o drogas gestacionales
  4. Historial familiar de TDC
  5. Una lesión cerebral
La dispraxia puede sufrir junto con otros trastornos, como el trastorno por déficit de atención o discapacidad mental.

 

Síntomas de dispraxia en niños pequeños:

Los niños que sufren de dispraxia pueden comenzar a realizar actividades normales tarde y lento, como darse la vuelta, gatear, sentarse, caminar y hablar. Aquí hay algunos síntomas comunes de dispraxia en niños pequeños.

  1. Dificultad para caminar
  2. Propenso a caídas y accidentes.
  3. Dificultad en el entrenamiento para ir al baño.
  4. Incapacidad para vestirse, mantener objetos, escribir, andar en bicicleta y usar cubiertos
  5. Dificultad para realizar actividades que controlan el equilibrio y coordinación motora como subir escalones, dar patadas a la pelota, etc.
  6. Mala memoria a corto plazo y dificultad para organizar cosas y seguir instrucciones
  7. Dificultad para hablar, escuchar y jugar con imaginación.
  8. Desarrollo deficiente de las habilidades sociales.
  9. Sobre sensibilidad a la luz, ruido, tacto, etc.
  10. Propenso a tropezar con sus propios pies
  11. Dificultad en el aprendizaje asociado con el trastorno del espectro autista, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o la dislexia

Diagnóstico de dispraxia en niños pequeños:

Si sospecha que su niño sufre dispraxia, debe pedir una cita con una pediatra de inmediato. Puede usar los siguientes métodos para diagnosticar el trastorno:
  • Es posible que le pida los detalles del historial médico de su hijo y su familia.
  • Puede evaluar las habilidades motoras gruesas y finas de su hijo. Puede comparar los resultados con el puntaje normal para su grupo de edad.
  • Es posible que requiera una evaluación estándar de la capacidad mental de su hijo por parte de un psicólogo para descartar cualquier otra afección.

Tratamiento de la dispraxia en niños pequeños

No hay cura para la dispraxia. Sin embargo, algunas cosas pueden mejorar la calidad de vida de su niño pequeño. Según los resultados de su diagnóstico, el médico puede recomendar los siguientes planos de tratamiento para su niño pequeño.

2. Enfoque orientado a tareas:

Ayuda a su niño a realizar actividades regulares fácilmente. Los terapeutas pueden enseñarle a su hijo muchas técnicas para realizar tareas simples y complejas, controlar su mejora y ofrecerle orientación para llevar una vida independiente.

3. Educación física

La educación física puede ayudar a los niños pequeños a desarrollar un buen equilibrio, coordinación y comunicación efectiva entre su cerebro y cuerpo. Enseñarles deportes, como andar en bicicleta y nadar, puede ayudar a mejorar sus habilidades motoras. Practicar deportes de equipo puede ayudarlo a desarrollar habilidades sociales. Además, los ejercicios diarios pueden reducir su riesgo de obesidad

 

Su niño pequeño también puede requerir terapia del habla y entrenamiento individual.

 

Recuerde, un entorno de apoyo en el hogar y la escuela puede ayudar a su hijo a superar los desafíos que acompañan a la dispraxia y llevar una vida normal.

 

¿Su niño sufría de dispraxia? ¿Qué tratamiento le aconsejó el médico? Comparte tu experiencia con otras mamás aquí.

Referencias:

https://medlineplus.gov/

https://www.nhs.uk/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov

https://www.nhs.uk/dyspraxia/

https://www.nhs.uk/developmental-coordination-disorder-dyspraxia/treatment/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/

 

Artículos recomendados:

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

Bebés de 24 meses: una guía para el desarrollo y los hitos

Viajar a Madrid con niños. La guía de la familia en Madrid

Siguiente

Deja un comentario