Los árboles y el hacha

| |

 

Un hombre entró en un bosque y pidió a los árboles que le proporcionaran un mango para su hacha.   Los árboles consintieron en su petición y le dieron un fresno joven.

Apenas había el hombre encajado el nuevo mango del fresno a su hacha, cuando comenzó a usarlo y rápidamente taló con sus golpes los más nobles gigantes del bosque.

Un viejo roble, lamentándose cuando fue demasiado tarde de la destrucción de sus compañeros, dijo a un cedro vecino:

-El primer paso nos ha perdido a todos nosotros. Si hubiéramos tenido mejor previsión, podríamos haber retenido aún nuestros propios privilegios y haber estado de pie una eternidad.-

Nunca se debe de dar ventaja a un desconocido.

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El asno y sus amos

La serpiente y el águila

Siguiente

Deja un comentario