El águila, el cuervo y el pastor.

| |

 

 

Lanzándose desde una cima, un águila arrebató a un corderito.

 

La vio un cuervo y tratando de imitar al águila, se lanzó sobre un carnero, pero con tan mal conocimiento en el arte que sus garras se enredaron en la lana, y batiendo al máximo sus alas no logró soltarse.

 

Viendo el pastor lo que sucedía, cogió al cuervo, y cortando las puntas de sus alas, se lo llevó a sus niños.

 

Le preguntaron sus hijos acerca de que clase de ave era aquella, y él les dijo:

 

– Para mí, sólo es un cuervo; pero él, se cree águila.

 

 

Pon tu esfuerzo y dedicación en lo que realmente estás preparado, no en lo que no te corresponde.

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

La gallina de los huevos de oro.

La zorra y la serpiente.

Siguiente

Deja un comentario