El toro y el ternero

| |

Un toro se esforzaba con toda su fuerza por apretarse para pasar por un paso estrecho que conducía a su puesto. Un ternero joven subió, y ofreció ir antes y mostrarle el modo por el cual él podría lograr pasar.

-Evítate el problema,- dijo el toro; -yo sabía cómo hacerlo mucho antes de que tú nacieras.-

 

Cuando las circunstancias de un problema cambian, también deben de cambiarse las soluciones.

 

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El luchador y la pulga

El ladrón y el perro guardián

Siguiente

Deja un comentario