El milano y la gaviota

| |

 

 

Tragó una gaviota un pez demasiado grande y le estalló la garganta, quedando muerta a la orilla de la playa. La vio un milano y dijo:

 

— Tienes tu merecido, porque sabiendo de tu capacidad, abusaste de lo que te estaba permitido.

 

Sabiendo cuales son tus capacidades, nunca intentes sobrepasarlas si no te has preparado para ello.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

La víbora y la lima

La alondra moñuda

Siguiente

Deja un comentario