El jardinero y las hortalizas

| |

 

 

Un hombre se detuvo cerca de un jardinero que trabajaba con sus legumbres, preguntándole por qué las legumbres silvestres crecían lozanas y vigorosas, y las cultivadas flojas y desnutridas.

 

-Porque la tierra-repuso el jardinero-, para unos es dedicada madre y para otros descuidada madrastra.

 

 

Del interés que se ponga en un asunto, así se desarrollará y así será el fruto que se recoja.

Facebooktwitterpinterest
Anterior

El pescador flautista

Hércules y Atenea

Siguiente

Deja un comentario